Forbes

Las polémicas reformas eléctrica y de hidrocarburos del presidente Andrés Manuel López Obrador han dejado “preocupadas” a las empresas de Europa y de Estados Unios del sector que invirtieron y tomaron riesgos en el país, dijo el nuevo embajador de la Unión Europea (UE) en México, Gautier Mignot.

“Es cierto, hay preocupación por parte de las empresas europeas del sector”, dijo a Efe el diplomático francés, quien el pasado miércoles asumió su cargo como embajador de la Unión Europea (UE) en México al entregar sus credenciales ante las autoridades mexicanas.

La Ley de la Industria Eléctrica, por ahora suspendida judicialmente, da prioridad a la estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) por delante de los generadores privados y extranjeros.

Lo mismo busca la Ley de Hidrocarburos, diseñada para fortalecer la petrolera estatal Pemex y que se encuentra a debate en el Congreso.

Mignot explicó que los inversionistas fueron a México a “tomar riesgos de buena fe e invertir en ese sector y participar en esa transición energética”, pero “hoy en día les han cambiado, con esa reforma, las reglas del juego”.

Dijo que con esas decisiones “se pone en tela de juicio la rentabilidad de estas inversiones y por eso las empresas han expresado su preocupación”.

Además, señaló que todos los países necesitan hacer un esfuerzo para concretar la transición energética y liberarse progresivamente de la “adicción global a los hidrocarburos y dando más espacio a las energías renovables”.

“No vemos bien cómo, con esta reforma, México va a poder aumentar su ambición para cumplir sus objetivos de la Agenda 2030”, indicó.

 

Pandemia, período crítico

 

Sobre la pandemia de Covid-19, el nuevo embajador de la UE dijo que en México se espera que “evolucione positivamente la situación”, en particular, con la etapa de vacunación.

Recordó que en ese sentido que el bloque europeo es un socio esencial para México y muestra de ello, dijo, es que el 40% de las vacunas que se han utilizado en esta nación latinoamericana hasta ahora proceden de la UE.

“Somos un proveedor muy confiable”, dijo Mignot al subrayar que el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, no viajará a la Unión Europea para asegurar las dosis comprometidas como sí lo hará a China, Rusia, Estados Unidos y la India.

“Sabe que en la Unión Europea va a conseguir las dosis ya que no hay ninguna restricción, ni condición de las empresas que producen y mandan a México sus vacunas”, afirmó.

La UE “es un amigo fiel y discreto de México y, más allá de la solidaridad, trata de ser coherente con lo que dijo desde el inicio de la pandemia: que el día que llegaran las vacunas los íbamos a considerar como bienes públicos de la humanidad”.

México es el tercer país del mundo en cifra de muertes por covid-19, tras Estados Unidos y Brasil, al registrar más de 211,000 decesos y 2.3 millones de contagios, mientras que ha aplicado 12.9 millones de vacunas de un total de 17.8 millones que ha recibido.

 

Relación con México y tratado comercial

 

El diplomático francés resaltó que la UE busca “una cooperación respetuosa”, compartiendo experiencias de economía social y equidad.

“Pensamos que le puede beneficiar mucho a México, que le conviene y seguramente es mejor que otros modelos, quizás de América del Norte, donde finalmente existe una diferencia cultural más grande que con los modelos europeos”, apuntó.

“Lo que queremos es cooperar más y mejor con el Gobierno de México”, dijo Mignot, cuyo primer cargo en el exterior fue como primer secretario en la Embajada de Francia en México entre 1998 y 2002.

Mignot recordó que existe un acuerdo comercial desde el año 2000, el TLCUEM, “que no solamente es un tratado de libre comercio, sino abarca también valores en común como la democracia y los derechos humanos”.

Con la nueva reforma del TLC-UEM se busca “mejorar el acceso de productos mexicanos al mercado europeo”, como cacao, café y aguacate.

“Es un acuerdo muy moderno que vamos a firmar con México y muy importante, daremos un paso adelante y llevaremos esta relación a un nuevo nivel”.

Recordó que la UE es el tercer socio comercial de México, solo por detrás de Estados Unidos y China, y la segunda fuerza en inversión extranjera directa.

 

Violencia y derechos humanos

 

La estancia previa de Mignot en México le permitió conocer los problemas de violencia, inseguridad y de derechos humanos en el país.

“Vienen de muchas décadas atrás, persisten y necesitan una acción de fondo enérgica, de muchos años para disminuirlos y, ojalá, un día, resolverlos”, opinó.

Reconoció que existen muchos asesinatos de activistas y de periodistas, así como muchas desapariciones, que son “consecuencia de la violencia desatada por los grupos criminales”.

“Un conjunto de problemas difícil de atacar” y para ello buscará “una interlocución muy estrecha con la sociedad civil, con los defensores de derechos humanos y un diálogo abierto y franco con las autoridades mexicanas”, apuntó.

“No voy a ser un embajador que se quede entre Polanco y Santa Fe, dos barrios magníficos y agradables (…) Quiero salir de la capital e ir al terreno, encontrarnos con el pueblo de México en todos los rincones del país”, finalizó.

 

México pone en riesgo acuerdos del T-MEC con sus reformas: EEUU

 

De reforma a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) auspiciada por el presidente Andrés Manuel López Obrador no sólo va en contra de las disposiciones constitucionales vigentes promulgadas durante la administración anterior, sino que sienta un precedente peligroso para las inversiones en el país y la economía mexicana al atentar contra la certidumbre jurídica y el Estado de Derecho, advirtió el lunes de esta semana el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

En un posicionamiento público, el Instituto bajo el mando de Valeria Moy expuso que dicha iniciativa tendría repercusiones negativas sobre las finanzas públicas, el medio ambiente y los consumidores mexicanos al encarecer el sistema eléctrico y al destruir los prospectos de generación barata y limpia.

Ante tal reforma, el IMCO consideró, además, que dichos movimientos atentan contra la Constitución, al tratado comercial de México con Estados Unidos y Canadá, y aleja al país de la senda hacia una transición energética.

“Tampoco es congruente con la Constitución ni con los tratados comerciales internacionales, específicamente con el Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC). Además, alejaría al país de la senda de la transición hacia una mayor generación de energías limpias al promover el incumplimiento del Acuerdo de París y la Ley de Transición Energética”, agregó la organización de investigación y análisis de políticas públicas.

Por ello, consideró que el debate y la eventual votación en el Congreso sobre la otra reforma, la de hidrocarburos, deberán considerar estos temas, así como el impacto que puede tener en el bienestar de los mexicanos en lo personal y en lo empresarial.

Respecto al punto de privilegiar el despacho eléctrico de las centrales de la CFE por sobre las energías renovables y de ciclo combinado con base en gas natural operadas por los privados, el IMCO previó como afectaciones un alza en las tarifas dado el costo mayor de los combustibles utilizados por la empresa productiva del Estado contra los costos de generación limpia.

“Las finanzas de la CFE se verán perjudicadas, al eliminarse el incentivo para que el sistema compre primero la electricidad más barata, destruyendo la eficiencia derivada de la competencia entre productores”, argumentó el Instituto e insistió en que se destruye el incentivo a crecer en la generación a partir de fuentes renovables dado que el esquema vigente ofrece mejores utilidades a los generadores que utilicen fuentes menos contaminantes.

Sobre la parte de los Certificados de Energía Limpia (CEL) que establece otorgar este mecanismo a las centrales propiedad de quien sea y sin importar la edad de las mismas, el equipo de Moy calificó la iniciativa como contraria al objetivo de los CEL al no incentivar la instalación de nuevas centrales renovables por parte de la empresa productiva del Estado.

Al tocar la eliminación de la obligación de la CFE de adquirir la energía a través de las subastas eléctricas de largo plazo, el IMCO visualiza que no se garantizarán los menores precios de energía eléctrica al usuario final y se abre la puerta a la discrecionalidad en las compras de energía eléctrica por criterios distintos a la eficiencia.

 Además, estima que dicha reforma obliga al subsidio permanente de tarifas residenciales y agrícolas, creando compromisos de gasto insostenibles para la Federación, y fragilidad en las finanzas de la CFE. “Detiene las inversiones necesarias para reducir la pobreza energética de millones de mexicanos”, subrayó.

Y, por último, mencionó que la iniciativa presidencial afecta la certidumbre jurídica de los inversionistas al alterar retroactivamente las condiciones bajo las cuales realizaron sus inversiones.

En cuanto al tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), el IMCO aseguró que la iniciativa es violatoria al cambiar las condiciones regulatorias de tal forma que las inversiones en el sector se vuelven inviables. “La iniciativa representa una expropiación indirecta”, destaca.

De igual forma, es violatoria de las disposiciones en materia de empresas propiedad del Estado al beneficiar a un participante estatal sobre todos los demás.