• Se trata de videos, audios, fotografías y las declaraciones que Pío López Obrador hizo a Expansión Política y que fueron retomadas por otros medios de comunicación

Expansión Política

El Partido de la Revolución Democrática (PRD) presentó ante el Instituto Nacional Electoral (INE) nuevas pruebas supervenientes a las que entregó el pasado 24 de agosto de 2020 en contra de Pío López Obrador, por presunto financiamiento ilícito en las campañas electorales.

Ello, luego de que el hermano del presidente Andrés Manuel López Obrador fue exhibido en dos videos recibiendo dinero en efectivo de David León, excolaborador del entonces gobernador de Chiapas, Manuel Velasco.

“Se entiende como pruebas supervenientes los medios de convicción ofrecidos después del plazo legal en que deban aportarse, pero que el oferente (PRD) no pudo ofrecer o aportar por desconocerlos, por existir obstáculos que no estaban a su alcance superar o porque se generaron después del plazo legal que debían aportarse”, se detalla en la queja de 21 fojas.

Además, se aclara que “el límite individual anual de las aportaciones de los simpatizantes durante el Proceso Electoral Federal 2014-2015, en dinero o en especie, fue la cantidad de $1,680,560.42 (un millón seiscientos ochenta mil quinientos sesenta pesos 42/100 M.N.)”.

LAS PRUEBAS SUPERVINIENTES

En este caso, las pruebas supervenientes que Ángel Ávila, representante del sol azteca presentó ante el INE, se basan en videos, audios, fotografías y las declaraciones que Pío López Obrador hizo a Expansión Política y que fueron retomadas por otros medios de comunicación, como el noticiero de Ciro Gómez Leyva.

“…con los medios de prueba que se ofrecen se acredita la confesión expresa del C. Pío López Obrador, constante en que recibió el dinero en efectivo que se denunció en el escrito inicial de queja, el cual confiesa que, dicho recurso económico proviene de aportaciones”.

Para tal efecto, el PRD cita declaración emitida en la entrevista

“Se utilizaron para apoyar al movimiento para solventar gastos menores como gasolinas, etcétera, lo que les permitió desarrollar movilizaciones del partido político Morena y con las personas que querían un cambio verdadero en nuestro país”.

Aunado a ello, el PRD destaca la confesión expresa del C. David León y Andrés Manuel López Obrador, misma que se denunció en el escrito inicial de queja.

Sobre León Romero, establece que éste “confiesa y acepta que entregó al C. Pío López Obrador, quien recibió la portación de cuando menos 2,000,000 de pesos, pues era la manera de aportar al movimiento, pues recolectaba recursos entre conocidos para la realización de asambleas y otras actividades”.

De acuerdo con la queja, el otrora coordinador nacional de Protección Civil del Gobierno Federal, “confiesa que, nunca se contó con la relación mensual de los nombres de los aportantes y, en su caso, las cuentas del origen del recurso que necesariamente deberán estar a nombre de quien realice la portación que ordena el artículo 56 numeral cinco de la ley General de partidos políticos”.

En las pruebas presentadas por el PRD también se incluye la aceptación de Andrés Manuel López Obrador, cuando fungía como líder nacional de Morena, de conocer esos “donativos”.

“El C. Andrés Manuel López Obrador, quien a la fecha en que sucedieron los hechos que se denuncian, era el presidente del Comité Ejecutivo Nacional del partido Morena, confiesa y acepta que su hermano Pío López Obrador recibió del C. David León la portación de cuando 2,000,000 de pesos, pues fueron aportaciones para fortalecer el movimiento en momentos en que la gente de la que apoyaba, básicamente”.

LA CONFESIÓN

En la prueba superveniente, el sol azteca destaca las declaraciones textuales que Pío López Obrador hizo a Expansión Política:

“No se hizo nada con ese recurso, se utilizaron… Además, estos señores, nuestros adversarios, ahí exageran que fueron millones… fueron aportaciones para apoyar al movimiento con el tema de gastos menores, gasolinas, etc. para que nosotros pudiéramos movilizarnos y pudiéramos cumplir con organizar a la gente que quería un cambio verdadero en nuestro país, pero no cometí ningún delito, me siento con la conciencia muy tranquila, sigo con mi vida normal, pero yo sí quiero que esto se esclarezca, que llegue a últimas consecuencias”.

Para el PRD la Unidad Técnica de Fiscalización del INE deberá analizar el caudal probatorio que integra el expediente y, conforme a las reglas generales de la valoración de las pruebas, la experiencia y la sana crítica, “podrá arribar a la conclusión de que se acreditan conductas contrarias a las normas de fiscalización”.

Por ende, estima que debe declararse fundando el presente procedimiento sancionador y, en consecuencia, imponer a los denunciados las sanciones que conforme a derecho corresponde.