Carolyne Rodríguez/@carolyne_rb

 

¡Por fin!, la tarde de este miércoles se consumó el desafuero contra el diputado federal poblano, el ex morenista Benjamín Saúl Huerta Corona, esto luego de haber sido acusado ante la FGJ de la Ciudad de México por los delitos de violación equiparada y abuso sexual contra un menor de edad, cometidos presuntamente el pasado 21 de abril.

Luego de más de tres horas de discusión, el desafuero fue aprobado con 447 votos a favor, 0 en contra y 2 abstenciones, registrado en la sesión de este 11 de agosto en la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.

 

Los hechos

La noche del 21 de abril de este año, un menor de 15 años presuntamente fue víctima de tocamientos y abuso sexual en una habitación del hotel Exe Cities Reforma, ubicado en la calle Roma 40, colonia Juárez, por parte de Benjamín Saúl Huerta Corona. Ante las acusaciones, policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) de la Ciudad de México llegaron al sitio para arrestarlo.

La SSC informó que recibió un reporte de una denuncia ciudadana, a través del número de emergencias 911, luego de que empleados del hotel detuvieran a un hombre de 63 años, quien, de acuerdo con el adolescente, intentó abusar sexualmente de él.

Sin embargo, en este ir y venir, el legislador trató de sobornar a la madre del menor por su silencio:

“Lleguemos a un acuerdo económico, se lo suplico. Se lo voy a pagar con creces. No me destruya”.

El audio fue transmitido en el noticiero de Ciro Gómez Leyva, donde se escucha cómo el legislador de ex morenista intentaba negociar y llegar a un acuerdo económico para frenar las acusaciones y el escándalo en su contra.

El también ex candidato de Morena a diputado federal por el distrito 11 en Puebla capital expresa en la grabación: “yo le suplico, de favor, ayúdeme, me va a destruir. Soy buena persona”, ante el señalamiento de la madre de que le pidió ayuda porque creía que era buena persona.

Posteriormente, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJ CDMX) informó ese mismo día que integró una carpeta de investigación por la probable comisión del delito de abuso sexual en agravio del menor de edad.

En tanto, la defensa del diputado presentó diversos documentos para acreditar que su representado contaba con fuero constitucional, por lo que la investigación continuaría sin detenido; así, Saúl Huerta seguiría su proceso en libertad.

Esa misma noche, el diputado Benjamín Saúl Huerta salió del Palacio de San Lázaro a dar declaraciones a la prensa, en las que se declaró inocente de la acusación de intento de abuso sexual y afirmó que se trataba de un caso de extorsión y chantaje.

“Soy inocente y estoy seguro que la verdad saldrá a la luz; hoy se ha cometido una grave afectación a mi imagen y a la de mi familia, por ello exhorto a las autoridades competentes a que se hagan los deslindes de las responsabilidades que en este caso ameritan y que pronto se haga justicia y que la verdad salga a la luz pública”, dijo

Sin embargo, para el 24 de abril, se sumó otra denuncia interpuesta por otro joven que asegura haber sido víctima de abuso sexual en 2019 por parte de Huerta Corona. Los correligionarios del diputado mostraron una actitud poco condenatoria de los hechos: Ignacio Mier Velasco, coordinador de la bancada de Morena en el Congreso, dijo el 22 de abril: “[El abuso] no lo hizo en su función como diputado federal, lo hizo en su vida personal. Repito, en la vida personal.

Para el 25 de abril, el caso ya había llegado a la dirigencia nacional de Morena y Mario Delgado, presidente de ese instituto político, pidió a la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia (CNHJ) del partido suspender los derechos políticos al diputado federal Benjamín Saúl Huerta hasta que se aclare su situación legal.

La fiscalía capitalina informó el 26 de abril que pediría a la Cámara de Diputados el desafuero de Saúl Huerta y, efectivamente, al día siguiente así lo hizo.

Para el 27 de abril, la Sección Instructora de la Cámara de Diputados abrió el proceso de desafuero contra el legislador. La Secretaría General de la Cámara de Diputados notificaría del inicio del proceso contra el legislador poblano, por lo que contaría con sólo siete días para comparecer de manera presencial o por escrito ante la Sección Instructora.

Finalmente, este miércoles la familia del menor, que ha pasado por tanto sufrimiento, ve un halo de esperanza, con el desafuero del diputado, de quién se desconoce su paradero.