Jorge Barrientos

Joaquín Aguilar Méndez, abogado defensor de Derechos Humanos y director de SNAP México, que es la Red de Sobrevivientes de Abuso Sexual por Sacerdotes, dio a conocer que, por lo menos, se tienen registrados 527 casos de menores que fueron violados por curas pederastas en México. Ante ello, comentó que, de manera conjunta con la Arquidiócesis Primada de México, la SNAP elaboró un protocolo para combatir la pederastia clerical.

Las instituciones trabajan en conjunto para mejorar y fortalecer prácticas para proteger del delito de abuso sexual a los niños, jóvenes y adultos en situación de riesgo, así como para promover la responsabilidad local en las Iglesias y zonas vulnerables. Por ello, dijo que el protocolo tiene como objetivo “ayudar a la atención ante los casos que se pudieran presentar, así como apoyar a las víctimas, con el fin de crear conciencia y educar a la gente sobre la necesidad de proteger a los niños y personas vulnerables en nuestros hogares, parroquias, escuelas, hospitales y otras instituciones”. “Uno de los compromisos de la Iglesia en nuestra época es hacer todo lo necesario para erradicar desde la raíz los abusos que pudieran presentarse en el seno de la Iglesia y de nuestra sociedad”. De 2006 a la fecha, Aguilar Méndez ha recibido más de 500 denuncias, de las cuales, 98 por ciento son casos que jurídicamente ya prescribieron, debido a que a las víctimas de pederastia les es difícil hablar de los abusos.