Eduardo Sánchez

En un periodo de 10 años, más de mil mujeres poblanas han tenido que viajar a la Ciudad de México para realizar una interrupción legal del embarazo, ya que en Puebla, esta práctica se castiga hasta con cinco años de prisión. De acuerdo con el último reporte del sistema de información de Interrupción Legal del Embarazo (ILE), el Estado de Puebla ocupa el tercer lugar con el mayor número de mujeres que acuden a la CDMX para interrumpir un embarazo desde 2007 al presente año. En primer lugar se encuentra la Ciudad de México, con 139 mil 573 casos, seguido del Estado de México con 51 mil 861 casos. En caso contrario, son los estados de Colima, Baja California Sur y Campeche los que menos casos reportan con 26 y 15 pacientes, respectivamente. En Puebla, esta pena sigue siendo causal de delito, aunque, de acuerdo con el Artículo 343 del Código Penal, existen sólo cuatro razones por las que una mujer puede realizar la interrupción de forma legal. Estas son: Agresión sexual (violación), malformaciones congénitas graves, aborto imprudencial (cuando una mujer aborta por una causa ajena, como un accidente) y peligro de muerte de la mujer embarazada. En el mismo Código Penal se establece que existen penas para las mujeres que abortan de manera voluntaria hasta por un periodo de 5 años. Sin embargo, también se establece que, en caso de que la madre cumpla con alguna de las siguientes circunstancias, sólo recibirá de 6 meses a un año de prisión: Que no tenga mala fama, que haya logrado ocultar su embarazo o que este embarazo no sea “fruto” de su matrimonio.

 

Aunado a esto y como se ha informado en ediciones pasadas, la ciudad de Puebla se encuentra en el primer lugar a nivel nacional en número de embarazos de niñas entre 10 y 14 años, según datos del Consejo Estatal de Población del Estado de Puebla. Organizaciones civiles, como la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México (Ddeser), han declarado que impedirle la Interrupción Legal del Embarazo a una niña o adolesPoblanas abortan en la Ciudad de México para evitar cárcel cente que ha quedado embarazada a consecuencia de una violación sexual, representa un riesgo aún mayor para su vida. Asimismo, y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), las niñas embarazadas menores de 16 años corren un riesgo de defunción materna cuatro veces más alto que las mujeres de 20 a 30 años, y la tasa de mortalidad de sus neonatos es, aproximadamente, 50% mayor. Como datos a nivel nacional, en la Ciudad de México, la ley de Interrupción del Embarazo permite hasta las 12 semanas de gestación por petición de la mujer para realizar de manera legal la interrupción, esto, desde 2007.

La Organización Mexicana Inmujeres informó que, antes de 2007, seis de cada 10 mujeres morían por complicaciones en el aborto en la Ciudad de México, tras la modificación a la ley, la tasa de muertes es del 0 por ciento. De 2000 a 2017, fueron criminalizadas tres mil 900 mujeres en el país por interrumpir su embarazo, principalmente, las de más escasos recursos (Las libres AC), mientras que, de 2015 a 2017, se iniciaron, en promedio, 500 investigaciones por el delito de aborto en el país. Además, según datos del Ministerio de la Mujer, cuatro de cada 10 niñas menores de 15 años fueron víctimas de abusos sexuales, lo cual derivó que, en 2015, cerca de 10 mil niñas entre 10 y 14 años se convirtieran en madres. El aborto en el país sigue siendo un tema controversial para los mexicanos, y la reforma a la ley en muchos estados sigue sin ser un tema prioritario, esto, tomando en cuenta que es la cuarta causa de muerte materna en el país y que las mujeres continúan siendo criminalizadas por el delito de aborto.