Bertha López Garrido, ganadora de reality show Master Chef-México, construirá la casa que comprometieron sus padres, en la comunidad zacateca de Tlalixtlipa, aseguró en  entrevista en la que compartió como ha cambiado su vida desde que participó en esa producción de TV Azteca, que – por lo pronto – el próximo mes de julio o agosto la hará viajar a España para estudiar gastronomía, aunque tiene otros proyectos: abrir su restaurante y continuar con su participación en el programa “¿Qué hay de comer?”, de esa televisora.

Recibida como una heroína en el Instituto Tecnológico superior de la Sierra Norte de Puebla, casa de estudios en la que abrieron un taller de gastronomía que lleva su nombre, la famosa cocinera no podía contener la emoción por la distinción de la que era objeto por parte de estudiantes de gastronomía, de quienes dijo: somos un ejemplo para ellos y por eso tenemos que ponerles el mejor ejemplo; que le hayan puesto mi nombre a este laboratorio de gastronomía me hace sentir orgullosa pero, también me hace sentir el compromiso de seguir luchando cada día, dijo.

A los estudiantes de la carrera de gastronomía le dio este consejo: pongan todo el empeño que puedan y póngale corazón, no se olviden de nuestra tierra ni de dónde venimos. Si nos olvidamos de dónde venimos es muy fácil perder el camino hacia dónde vamos; fíjense muy bien sus metas y luchen por ellas, esmérense lo más que puedan y absorban lo que más puedan de sus maestros.

La fama que trajo su victoria en este programa de TV Azteca no ha parado, continúa trabajando para esa televisora en la que tiene un espacio en la producción del programa “¿Qué hay de comer?”, en el que participa todos los días, en punto de las 11 horas, compartiendo foro con el actor y conductor Omar Fierro. Aun con su participación televisiva, defendió, no ha hecho de lado la idea de abrir su propio restaurante en la capital poblana, para hacer gala de su ingrediente secreto: el cariño con el que guisa.

Como todo proyecto, su estrategia es darle su tiempo a cada cosa porque no se pueden hacer las cosas de un día para otro, “todo se da con calma, se va a abrir cuando se tenga que abrir”, defendió al tiempo en que dijo que primero abrirá su restaurante la capital poblana y, si Dios quiere, más adelante lo abriría en Zacatlán.

Aclaró que el viaje que se ganó España no es por un año, como se anunció; aunque no tiene en claro ni la fecha de salida o regreso, tampoco la duración de ese curso intensivo de artes culinarias, tentativamente la salida sería entre julio y agosto próximo. “Estoy esperando con ansias conocer la madre… la madre patria”, bromeó.

Mientras confirmaba que la televisora le ha cumplido con todo lo prometido y que la han tratado muy bien en esa televisora, dijo que siguen el proyecto de la construcción de la casa que prometió a sus padres, para que tengan una casa más digna. Mientras ella estaba acaparando la atención de los asistentes y atendiendo a los medios de comunicación, en la improvisada rueda de prensa que protagonizó, a unos metros, discretamente su mamá observaba a su hija, hoy convertida en una celebridad.

 

 

 

Con información de: Édgar Joaquín Barrios Reyna/El Sol de Puebla