Ahora, Gallos Blancos está obligado a ganar por tres goles y no recibir en el duelo de vuelta

Huber García

Cruz Azul abrió la cartelera de la liguilla del Torneo Apertura 2018, con un triunfo contundente de 0-2 como visitante, ante los Gallos Blancos del Querétaro y con ello toman confianza para el juego de vuelta, que se jugará este sábado en la cancha del Estadio Azteca. El encuentro fue muy abierto, con los dos equipos buscando el primer tanto. Para el minuto 18, fue Pablo Aguilar quien, tras un córner la pelota, llegó al área chica pero fue rechazada por la zaga defensiva; ante esto, Adrián Aldrete recentró a segundo poste, el dorsal ‘2’ se tendió de palomita para mover las redes a favor de los cementeros.

Los dirigidos de Pedro Caixinha jugaron al ataque, aunque Gallos buscó la paridad en el encuentro, no encontraron la fórmula para abrir los espacios del conjunto cementero y así, abajo en el marcador al término del primer tiempo. Para el segundo tiempo, Rafael Puente cambió la táctica de sus elementos, tratando de jugar a lo ancho del terreno de juego. El técnico portugués del equipo capitalino mantuvo el buen manejo del partido, sin regalar espacios. Roberto Alvarado gestionó la jugada, robó el balón en la media cancha, cambió de ritmo de velocidad, en los linderos del área disparó a portería, el balón pegó en el poste; el rebote le favoreció a Elías Hernández por el sector de la izquierda, mandó tiro-centro, Edgar Méndez apareció a segundo poste para cruzarse en la trayectoria del balón, empujó la redonda para poner el dos goles por cero a favor de Cruz Azul.

Los cambios de Gallos llegaron para darle otra cara a la ofensiva queretana, Caixinha supo manejar los tiempos y cerrar los espacios para evitar cualquier anotación del conjunto local. Los primeros 90 minutos culminaron y Cruz Azul se llevó la ventaja a casa. Querétaro necesita ganar por tres goles o más en el estadio Azteca para llegar a la siguiente instancia, a la Máquina le basta el empate para estar en semifinales.