Infobae

En un discurso transmitido en una ceremonia de bienvenida a través del cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, el Papa se hizo eco del tema de la cuadragésima octava edición del encuentro anual del Foro Económico Mundial en Davos para “crear un futuro compartido en un mundo fracturado”.

En concreto, instó a crear sociedades “incluyentes, justas y compasivas”, y llamó a los más de tres mil asistentes al Foro, entre ellos, 70 jefes de Estado y de Gobierno, a superar la fragmentación existente entre Estados e instituciones y a trabajar juntos para facilitar un enfoque más abierto en un mundo cada vez más globalizado.

Es vital salvaguardar la dignidad de la persona, en particular al ofrecer a todas las personas oportunidades reales para un desarrollo humano integral y al implementar políticas económicas que favorezcan a la familia

“Es vital salvaguardar la dignidad de la persona, en particular al ofrecer a todas las personas oportunidades reales para un desarrollo humano integral y al implementar políticas económicas que favorezcan a la familia”, recalcó el papa Francisco.

Para el pontífice argentino, el mundo empresarial tiene un enorme potencial para impulsar cambios sustanciales al incrementar la calidad de la productividad, al crear nuevos empleos, al respetar las leyes laborales, al luchar contra la corrupción y al promover la justicia social.

“Si queremos un futuro más seguro, uno que aliente la prosperidad de todos, entonces es necesario mantener el compás continuamente orientado hacia el ‘verdadero norte’, representado por auténticos valores”, añadió.

La recurrente inestabilidad financiera ha generado nuevos problemas y serios desafíos que los Gobiernos deben afrontar, como el incremento del desempleo, la pobreza en varias de sus formas

Tras denunciar la “cultura del descarte” y la necesidad de combatirla para alentar a las nuevas generaciones, Francisco rechazó “los intereses privados y la ambición, que buscan el lucro a cualquier costo”. “La recurrente inestabilidad financiera ha generado nuevos problemas y serios desafíos que los Gobiernos deben afrontar, como el incremento del desempleo, la pobreza en varias de sus formas, la ampliación de la brecha socioeconómica y nuevas formas de esclavitud, con frecuencia causados por situaciones de conflicto, la migración y varios problemas sociales”.

Según la Agencia Católica de Información, para concluir, el Papa resaltó: “Ahora es tiempo para dar pasos valientes y firmes por nuestro amado planeta. Es el momento justo para poner por obra nuestra responsabilidad para contribuir al desarrollo de la humanidad”, (Con información de EFE)