• Colombia vivió este domingo un día inédito: el exguerrillero Gustavo Petro Urrego se convirtió en el primer presidente de la izquierda en la historia de Colombia

  • Como cualquier presidente de la nación tendrá limitaciones derivadas de la Constitución Política de Colombia y la estructura del Estado, pero también podría encontrarse con frenos que probablemente en su caso estarán más tensados por su pasado beligerante de izquierda radical

BBC

Oriundo de Ciénaga de Oro, un pequeño municipio de Córdoba, en el norte del país, y líder de la coalición Pacto Histórico, Petro venció a su contrincante, Rodolfo Hernández, en una reñida elección presidencial.

Aunque la victoria ocurrió en segunda vuelta con un estrecho porcentaje sobre Hernández (50.44% por 47.31%), Petro protagoniza un irrefutable hito político.

Además de ganar en su tercera campaña presidencial, es el primero de los ocho candidatos izquierdistas en la historia reciente de Colombia en lograrlo. Y vale señalar que tres de ellos fueron asesinados en sus intentos.

Y Petro triunfó con Francia Márquez, su fórmula a la vicepresidencia y la primera mujer negra elegida para el cargo en el país.

Como cualquier presidente de la nación tendrá limitaciones derivadas de la Constitución Política de Colombia y la estructura del Estado, pero también podría encontrarse con frenos que probablemente en su caso estarán más tensados por su pasado beligerante de izquierda radical y por algunas de sus propuestas, que han sido calificadas como audaces, populistas e irresponsables y generan nerviosismo en parte del país.

Petro tendrá contrapesos para dirigir al país colombiano.

1. LA CORTE CONSTITUCIONAL

“Los contrapesos son bastantes”, dice Sandra Botero, profesora de Ciencia Política de la Universidad del Rosario, en Bogotá. “En términos institucionales están los que contempla nuestra Constitución, en particular el (contrapeso) que en Colombia funciona de forma más eficiente para controlar a los presidentes es la Corte Constitucional”.

“Petro entra con una Corte Constitucional que, a diferencia, por ejemplo, de la corte de Estados Unidos, el presidente colombiano no controla completamente. El presidente estadounidense nomina a todas las personas que están en la Corte, así pase por el control del Senado. Ese no es el caso en Colombia”, explica.

Efectivamente, durante su periodo, Petro podrá nominar a dos magistrados que completarán su periodo, de un total de nueve. Es decir, al menos siete de los togados serán completamente independientes del presidente electo.

2. EL CONGRESO

Otro sustancial freno que tendrá Petro cuando se posesione es el Congreso de la República. A diferencia de sus vecinos Perú y Ecuador, en Colombia es bicameral, está conformado por el Senado y la Cámara de Representantes.

El nuevo Congreso fue elegido en marzo y entrará en funcionamiento en julio de este año por el periodo 2022-2026.

El Pacto Histórico consiguió 20 escaños en el Senado y, además, varias circunscripciones en la Cámara de Representantes, que se elige a nivel departamental, en lugares donde la izquierda nunca había ganado.

“Petro tiene un número de congresistas de su partido con quienes seguramente puede trabajar, pero no tiene la mayoría, entonces va a tener que entrar a negociar su ambicioso paquete reformas con el Congreso”, afirma Botero.

Botero explica que el Congreso de Colombia no está “híper fragmentado” como el de Brasil, donde hay más de 30 partidos, pero cuenta con al menos ocho fuerzas políticas y ninguna tiene una mayoría abrumadora.

3. ORGANISMOS DE CONTROL

La Constitución Política de Colombia de 1991 dispuso que los organismos de control son la Procuraduría General, que investiga las faltas disciplinarias de los funcionarios públicos; la Defensoría del pueblo, que se ocupa de la protección de los derechos fundamentales; y la Contraloría General, que hace control fiscal sobre quienes manejan fondos o bienes de la nación.

Y aunque, como las cortes, hace parte de la rama judicial, una cuarta entidad que cabe para este análisis entre los órganos de control es la Fiscalía General, un ente autónomo que investiga delitos e infracciones.

No sólo Petro iniciará su mandato con organismos que él no nombra inmediatamente, sino que el gobierno saliente logró dejar en cabeza de las cuatro entidades a amigos personales y exsubordinados del actual presidente, Iván Duque, de la derecha colombiana.

4. LOS MERCADOS

Para Ricardo Ávila, analista sénior del periódico El Tiempo, hay otro contrapeso que enfrenta el presidente electo de Colombia.

“El cuarto [contrapeso] es lo que uno podría llamar de manera genérica los mercados. Son los que obligan a los gobiernos a tomar decisiones para que no haya gran alteración, como por ejemplo en la tasa de cambio o el costo de endeudarse del país”, expone.

5. LOS MILITARES

La llegada de Petro a la presidencia de Colombia ha generado mucha curiosidad y especulación sobre la relación que tendrá con la Fuerza Pública (Ejército, Policía Nacional, Armada y Fuerza Aérea), una vez se posesione en el cargo.

El mayor general Eduardo Zapateiro, jefe del Ejército colombiano, mantuvo en campaña una disputa por twitter con el ahora presidente electo, al que criticó con dureza.

El domingo en la noche, ante el triunfo de Petro, ya se rumoreaba con la renuncia de Zapateiro, representante más notable del ala dura y conservadora de los militares.

Algunas voces han incluso sugerido la posibilidad de un golpe de Estado.