Exclusivas Puebla
Ricardo Morales, director de noticias y editorial de Efekto10, denunció al titular de la Auditoría Superior del Estado (ASE), Francisco Romero Serrano, de iniciar una campaña negra en su contra a través de redes sociales.
Mediante su columna Serpientes, señaló que, desde cuentas de Facebook, Twitter y WhatsApp, dirigidas desde el anonimato, se le acusa de diversos hechos, los cuales atentan contra él y su familia.
Asimismo, señala como responsable al auditor Superior del Estado, pues en varias ocasiones se ha visto exhibido por el periodista en sus múltiples excesos como titular de la ASE.
De igual forma, solicita la intervención del gobernador del Estado, Miguel Barbosa, en este particular, pues aseguró que iniciará los debidos procesos penales, pues en sus ataques atenta contra su esposa e hijos.
Finalmente, deja en claro que hace responsable a Francisco Romero Serrano de cualquier cosa que le pueda ocurrir a su familia o a su persona.
A continuación, su columna:
Yo acuso. Desde hace un par de semanas, cobardemente, desde diversas páginas de Facebook, cuentas de Twitter y grupos de WhatsApp, construidas desde el anonimato, se me acusa de las más diversas atrocidades, las cuales me causan un gran daño moral, porque no sólo atentan contra mí, sino también contra mi familia.
Desde este espacio denuncio como el autor de esta cobardía y marranada al actual Auditor Superior del Estado, Francisco Romero Serrano, un personaje de baja calaña, al cual una y otra vez he señalado por sus excesos al frente de este organismo.
Es justo que los poblanos sepan que los recursos públicos de todos los poblanos, Romero Serrano los utiliza para financiar esta campaña en mi contra, la cual raya ya en acciones penales y civiles que por supuesto iniciaré de manera inmediata, dado que ha llegado a la cobardía de atentar contra mi esposa y mis hijos, poniendo en riesgo su seguridad.
Sé que desde la semana pasada, a través de grupos de WhatsApp operados por el personal de la dirección de comunicación social del Congreso y también de la Auditoría Superior, se enviaron videos en donde supuestamente se da cuenta de mi doble vida y mis supuestas actividades ilícitas.
Enterado del asunto, recurrí a la coordinadora de Comunicación Social del Gobierno del Estado, Verónica Vélez Macuil, para informarle de la situación, quien me prometió investigar el origen de los mensajes y confío en su palabra.
Desde este espacio, le solicito al gobernador Barbosa, que actúe con imparcialidad en este tema, el cual arreglaré por la vía jurídica como corresponde, porque creo en la justicia de Dios en primer lugar y en segundo la de los hombres.
En lo personal su “campañita” de desprestigio no me ha causado el menor daño, soy un hombre que camina de frente, que puede ver a la cara a mi esposa y a mis hijos, que trabajo desde los 19 años para ganarme la vida de manera honrada y que solo le rinde cuentas al Creador.
Siempre me he sentido digno del apellido que heredé y que fue lo único que me dejó mi padre al morir, mismo que les heredaré a mis hijos.
Desde este espacio reitero que actuaré por la vía penal y civil en contra de quien resulte responsable de esta cobardía, porque yo sí tengo los pantalones de dar la cara y firmar todo lo que escribo. Mi padre me enseñó a ser hombre.
También desde este mismo espacio, hago responsable de cualquier cosa que me pueda ocurrir a mí o a mi familia, al Auditor Mayor del Estado, Francisco Romero Serrano, quien indignamente ocupa un lugar que no merece.