Silvia Palafox de aproximadamente 45 años de edad era sometida a una operación a corazón abierto en el hospital San José del IMSS el martes cuando el edificio fue sacudido por el sismo de 7.1 grados de magnitud en escala de Richter, lo que provocó fallas eléctricas que ocasionaron su muerte.
Aunque sus familiares reconocen que no fue responsabilidad directa de los doctores, pues se trató de un desastre natural que nadie puede prever, exigieron una investigación, pues se supone que en los hospitales se debe de contar con una planta generadora de energía, misma que aparentemente no funcionó.
La versión que dio uno de los familiares a CAMBIO es que la mujer perdió la vida, pues a la mitad de la operación, ocurrió el terremoto que ha dejado al menos 43 muertos en la entidad.
Eran a las 13:14 horas cuando los especialistas no pudieron ocupar la planta de emergencia ocasionando que el ventilador de la paciente dejara de funcionar, provocándole la muerte.
Aunque en la sala de operaciones permanecieron los doctores y enfermeras que asistieron en la operación, nada pudieron hacer ante el hecho, declarándola muerta alrededor de las 13:16 horas.
La mujer dejó a dos hijos de 24 y 17 años de edad, de nombres Karina y Diego respectivamente, quienes velaron a su señora madre en una de las capillas de velación de Cristo Rey, ubicados sobre la Avenida 11 Sur.
Cabe citar que el hospital de San José no sufrió daños estructurales, y los pacientes sólo fueron evacuados de la zona, para después de algunos minutos volver a ingresar al nosocomio, sin embargo esta muerte se reportó tiempo después del temblor.

 Texto publicado originalmente por: Diario Cambio