Doger, precandidato oficial a la gubernatura de Puebla

Por: Marisol Córdoba

Con el llamado a la unidad y al vaticinar “Vamos a ganar”, Enrique Doger Guerrero se registró como precandidato al gobierno de Puebla por el PRI ante la Comisión de Procesos Internos de su partido con el respaldo del Comité Ejecutivo Nacional (CEN), militancia y organizaciones partidistas.

En su discurso se comprometió ante la militancia a visitar cada rincón del estado durante su campaña en búsqueda de llegar a Casa Puebla, afirmó que su partido está fuerte y muy unido, a la par de pedir el apoyo y respaldo de las bases para Guillermo Deloya, precandidato a la alcaldía poblana.

“Este es el momento de trabajar por Puebla, de demostrar que este partido (…) es el mejor en el estado, sabemos qué es lo que queremos para Puebla. Queremos más seguridad, más empleo, queremos que las cosas cambien y que Puebla sea mucho mejor. Queremos a los poblanos unidos en torno a lo que más nos interesa, que es el combate a la pobreza, la inseguridad, junto con la educación y salud, esas serán las propuestas de nuestra precampaña”, adujó.

Doger Guerrero sostuvo que está arropado por las organizaciones del PRI, CNC, CTM, MT, CNOP, CONSUR, en donde dijo que están unidos por una mejor ciudad y un mejor estado, sobre todo, dijo que va a ir por un mejor estado con el apoyo de las mujeres que son quienes lo llevarán al triunfo.

Los asistentes se arremolinaban en su entorno para buscar una selfie o un saludo del ex delegado del IMSS; entre porras y banderines rojos de la Organización Antorcha Campesina los asistentes gritaban “¡Vamos a ganar! ¡Vamos a ganar!”.Además de ello, al lugar se dieron cita el representante del CEN, José Nájera, junto con el líder estatal, Jorge Estefan Chidiac  y los aspirantes al senado Juan Carlos Lastiri y Xitlálic Ceja.

Respecto a la guerra sucia que enfrenta López Obrador, el aspirante afirmó que viene de Rafael Moreno Valle, pero aseguró que “con él no va a poder”, y acusó que lo hizo con Blanca Alcalá, Enrique Agüera. Sostuvo que se debe al miedo de que Andrés Manuel López Obrador gane en la próxima elección.