Los dirigentes estatales de cada partido aseguraron que tienen un proyecto en común

Jesús Lemus

En el estado de Puebla se empezó a cocinar una alianza electoral entre el PRI, PAN y PRD, los cuales dejaron sus diferencias políticas para tratar de derrocar al actual partido en el gobierno y en la que no descartan usar esta estrategia, como trampolín para ubicarse como candidatos a un cargo público en el 2021.

Lo anterior se desprende de la conferencia de prensa que ofreció Néstor Camarillo Medina, Genoveva Huerta y Carlos Martínez Amador, quienes aseguraron que tienen un proyecto en común, que consiste en mejorar las condiciones de los poblanos.

Aclararon que todavía no existen nombres oficiales para las candidaturas que se habrán de elegir el otro año, sin embargo, dejaron en claro que trabajarán en la unidad del partido, a fin de demostrar que tienen las condiciones de encabezar las 217 alcaldías, 26 diputaciones locales y 15 legislaturas federales.

También dijeron que sí existen dados cargados para beneficiar a determinado personaje, la posible alianza se podría caer como ya ocurrió en Nuevo León, donde los tres partidos no llegaron acuerdos.

“Debemos partir de Puebla, que el interés sea Puebla, que el interés sean los ciudadanos, si empezamos a ver cartas que deriven en encapricharnos con un actor político, yo creo que ahí es como se empezará desfigurar esta mesa”.

Cabe recordar que con base en los tiempos electorales, tiene que ser a finales de febrero y principios de marzo, cuando se registren los convenios de coalición tanto en el Instituto Nacional Electoral (INE) como Instituto Electoral del Estado (IEE).