Huffignton Post

Decenas de mujeres, hombres y niños, muchos de ellos huyendo de la pobreza y violencia en Honduras, Guatemala y El Salvador llegaron a la estación de autobuses después de haber sido liberados por el Servicio de Inmigración y Aduanas. Oficiales de inmigración están ofreciendo a los inmigrantes detenidos la opción de reunirse con sus hijos si ellos eligen abandonar el país de manera voluntaria. Los padres que firmen de manera voluntaria las órdenes de salida pueden escoger reunirse con sus pequeños antes de ser deportados, dijo una fuente oficial a CNN. De acuerdo con Jacob Soboroff de MSNBCS, la mayoría de los que fueron apartados de sus hijos escogieron firmar el papeleo. Como ha sucedido en el pasado, cuando los inmigrantes entraban en este proceso, algunos podían optar por no ser reunidos con la esperanza de que sus hijos tuvieran una mejor oportunidad de poder permanecer en el país. Una ficha técnica revelada por el Departamento de Seguridad el pasado sábado, especifica que “un padre al que se le haya solicitado dejar Estados Unidos puede solicitar que su hija o hijo lo acompañen”. Además, añade, “en el pasado muchos padres han optado por ser movidos sin sus hijos”. El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, el cual ha llevado a cabo las deportaciones y salidas voluntarias, no respondió inmediatamente a la solicitud para comentar sobre el tema. El domingo, un hondureño que buscaba asilo, que eligió ser tratado como anónimo por miedo a represalias, le dijo al Texas Tribune que él estuvo de acuerdo en firmar la orden de salida para poder ver a su hija de seis años otra vez. Los oficiales le dijeron que él y su hija serían reunidos en el aeropuerto. “Yo dije que no sería deportado sin mi hija”, dijo el migrante. “Sin embargo, firmé eso como un acto de desesperación, la verdad es que yo no puedo regresar a Honduras; necesito ayuda”. Ahora él quiere revocar la orden y con ayuda legal quedarse en Estados Unidos.