El automóvil involucrado en el atropellamiento del joven Luis Enrique Bruno Hernández, estudiante de la Benemérita Universidad Autonoma de Puebla (BUAP), accidente suscitado el día miércoles cerca de la universidad, durante una marcha convocada entre universitarios en contra del gasolinazo, no pertenece al hoy acusado Héctor Ignacio Fernández López, como se ha señalado en medios de comunicación.

Y es que el vehiculo fue vendido el 30 de mayo de 2016 y posteriormente revendido hasta en dos ocasiones; El error fue no hacer el cambio de propietario, reconoció Ignacio Fernández Morales padre del acusado como dueño.

Así mismo lo afirmó tras el accidente ocurrido este miércoles en donde el estudiante fue arrollado mientras se manifestaba contra el alza a los combustibles y resultara gravemente herido.

Fernandez Morales aclaró que si bien la matricula del vehiculo esta a nombre de su hijo, este no tuvo nada que ver en el accidente.

“Nos enteramos del accidente a través de las redes, al ver los datos que aparecen, nos dimos cuenta que es un vehiculo que aparece a nombre de mi hijo, nosotros cometimos un gran error al no llevar a efectos la baja correspondiente del vehiculo”, dijo.

Sin embargo, indicó que tiene las pruebas que demuestran que el automóvil fue vendido el pasado 30 de mayo al señor Rodrigo Moreno, de la comunidad de alchichica.

No obstante, Rodrigo Moreno le expresó que al igual dejo de ser propietario desde hace unos meses.

“Cuando yo hable para comentarle la situación, el me dijo que ya se lo había vendido a otra persona, entonces yo le dijo que checara por que habia un problema fuerte”, dijo.

Fernandez Morales precisó que decidió informar esto a la comunidad, a fin de aclarar que ni su hijo ni su familia tienen algo que ver con el accidente del estudiante de la BUAP, pues refirió que incluso este miércoles unas personas intentaron introducirse a su domicilio particular, argumentando que su hijo era una asesino.

“Personas que nunca se identificaron como agentes ni nada, querían introducirse a mi domicilio, nada mas lo que manifestaban era que uno de mis hijos era asesino y le decían a mi esposa que lo entregara por que el había atropellado a una persona con su vehiculo”.

Finalmente agregó que su hijo, Héctor Ignacio Fernández López, el pasado miércoles estuvo en Xalapa.

“Y podemos probar en cualquier momento que la autoridad me permita hacer. Nosotros somos gente de trabajo y nada tenemos que ver con esto”, concluyo.

El padre mostro al periódico Al Calor Politico una factura donde demuestra la venta del vehiculo.

 

Con información de: Al Calor Politico Veracruz