En respuesta al reconocimiento de que existe un documento sobre su legado, opositores y analistas cuestionan la posibilidad de que haya herencias políticas en México

Expansión Política 

El anuncio del presidente Andrés Manuel López Obrador de que tiene listo un “testamento político” en caso de que llegara a faltar generó el repudio de líderes opositores, quienes rechazaron que el rumbo futuro del país pueda ser “heredable”.

Los primeros en reaccionar al anuncio del mandatario, hecho el sábado luego de que regresara a Palacio Nacional tras su estancia en el hospital para un procedimiento médico, fueron dirigentes de su antiguo partido, el de la Revolución Democrática (PRD), pero también del Revolucionario Institucional (PRI) y de Acción Nacional (PAN).

Destaca el excandidato presidencial y exlíder del PRI Roberto Madrazo Pintado, quien en Twitter cuestionó al mandatario con una comparación:

“ Santa Anna, Hugo Chávez y Lenin, también hicieron su #TestamentoPolitico … un deseo de sucesión… una forma de conservar el poder de facto para quienes les cuesta trabajo desprenderse de él. Por cierto, si ya hay sucesor… ¿no creen que también ya hay #corcholata?”, escribió.

La víspera, en un mensaje en video publicado en Twitter López Obrador afirmó “yo tengo un testamento político. No puedo gobernar un país, en un proceso de transformación, no puedo actuar con irresponsabilidad, además con estos antecedentes del infarto, la hipertensión, mi trabajo que es intenso, sin tener en cuenta la posibilidad de una pérdida de mi vida”.

En ese caso, agregó “¿Cómo queda el país?, tiene que garantizarse la gobernabilidad. Entonces, tengo un testamento para eso afortunadamente”.

Frente a eso la senadora del PAN, Kenia López Rabadán advirtió: “es una burla para los mexicanos, pareciera que el presidente, como vive en un palacio, se siente rey. Está alejado de la realidad de los mexicanos, piensa que puede hacer lo que en Venezuela o Cuba”.

Aunque no es un deseo que él falte, indicó la panista, la ley prevé qué seguiría en ese supuesto.

“No existe esa herencia política, ¡que ya deje de fantasear! Que viva en un palacio no significa que sea un rey. Es un servidor público y como tal debería de comportarse”, demandó.

En tanto, los expresidentes y exlegisladores del PRD Guadalupe Acosta y Jesús Ortega repudiaron la expresión del mandatario. “Una sola observación presidente. Somos una República, no una Monarquía. La ausencia de un presidente se norma por la constitución, no por su testamento. Que siga recuperándose”, le escribió Acosta Naranjo.

Ya después en tono irónico expresó lo que a su juicio podría dejar en herencia: “La presidencia para Claudia. Los sobres para Pío. La inmobiliaria es de Bartlett. El carbón para Guadiana. Las grandes ligas a Bejarano. Las aportaciones con Martiniano. El tren para el Ejército. El aeropuerto para el Ejército. Las aduanas para el Ejército. ETC”.

Ortega Martínez, en tanto, afirmó en Twitter que “un testamento es un acto con el cual una persona decide -al morir- el destino de sus propiedades”. Por tanto, “con un ´testamento político, el presidente supone que decidirá el futuro del país como si fuese su propiedad. @lopezobrador_ actúa como monarca absoluto!”.

También del PRD, Fernando Belaunzarán estimó que López Obrador habla de testamento político “como si el país lo tuviera escriturado y el poder fuera su patrimonio. La megalomanía de @lopezobrador_ es tan colosal que solo riñe con su incompetencia”.

“Al hablar de #TestamentoPolitico López Obrador sólo se proyecta. México no es una monarquía; el art 84 Constitucional señala procedimientos. ¡Que se deje de sandeces!” escribió la exsenadora del PRD Angélica de la Peña.