Infobae

Una recompensa de medio millón de pesos (unos 26 mil dólares) ofreció la Fiscalía de Guerrero a quien ofrezca información sobre César Gómez Arciniega, el ex esposo y presunto asesino de Magdalena Romero, la nutrióloga que fue desmembrada, cocinada y refrigerada en la ciudad de Taxco, Guerrero.

Al informar sobre la detención de Silvia Arciniéga, suegra de la víctima y señalada como coopartícipe del feminicidio, el fiscal Xavier Olea explicó que Magdalena murió asfixiada por ahorcamiento y después la desmembraron frente a sus dos hijos y una persona identificada como “Bertha N”.

A partir de sus declaraciones como testigos de los hechos, las autoridades aprehendieron a Silvia Arciniega y buscan a su hijo César como principal responsable del crimen que ocurrió los días posteriores al 13 de enero, día que Magdalena desapareció luego de llamar por teléfono a su madre, de acuerdo con la carpeta de Investigación.

El hermano de la víctima, Saúl Aguilar Romero, aseguró que la familia acudió al Ministerio Público a levantar la denuncia por la desaparición de Magdalena, pero allí les dijeron que no se podía porque no estaba la secretaria. El fiscal de Acapulco informó que la suegra de la víctima fue detenida por coparticipar en el feminicidio, podría pasar al menos 40 años en prisión. El fiscal de Acapulco informó que la suegra de la víctima fue detenida por coparticipar en el feminicidio, podría pasar al menos 40 años en prisión.

Magdalena, de 28 años de edad, habló con su madre a las 5.30 de la tarde para informarle que pasaría a recoger a sus hijos a casa de su ex marido, ubicada en el barrio de Guadalupe, en Taxco. Allí, César asfixió a Magdalena y la cortó en pedazos delante de sus hijos, de acuerdo con las pruebas periciales. “Ese fue el lugar de los hechos”, dijo el fiscal.

Luego César habría trasladado el cuerpo a su local comercial ubicado en el barrio Los Adobes, en el centro de Taxco, donde coció los brazos y piernas de Magdalena en una olla de peltre. La pelvis la puso en una bolsa de plástico negra y el resto del cuerpo lo guardó en un refrigerador. Los policías encontraron el cuerpo de Magdalena 9 días después de su desaparición, en el local donde el ex marido cocinó su cuerpo.

De acuerdo con la indagatoria, Magdalena había acordado encontrarse en una iglesia con su madre, María de los Ángeles Romero, después de ir por sus hijos, pero nunca llegó. Al preguntarle a César por el paradero de su hija, el ex marido aseguró que Magdalena se había ido de su casa a las 6 de la tarde. María notó algunos rasguños en el rostro de César.

También preguntó por su hija a la suegra que hoy está detenida. Le dijo lo mismo: que Magdalena se había ido de su casa sin sus hijos, el día 13 de enero. Los restos de Magdalena fueron sepultados la tarde del 24 de enero, día en que la nutrióloga cumpliría 29 años. Familiares, amigos, vecinos y ciudadanos acompañaron el féretro hasta la parroquia de Santa Prisca, donde se realizó una misa de cuerpo presente.

Después se dirigieron al panteón municipal San Celso, donde Magdalena fue enterrada. A las 5 de la tarde se volvieron a reunir en el monumento al minero y partieron al zócalo de la ciudad para exigir justicia a las autoridades. Integrantes de Colectiva Camina Violeta encabezaron este 24 de enero una marcha del monumento Las Banderas al Zócalo de Taxco. En la manifestación había pancartas que pedían “Justicia para Magdalena” y “Todos somos Magda”.