La Jornada

La confirmación de una nueva variante del coronavirus detectada en Sudáfrica estremeció el viernes los mercados bursátiles del mundo y derrumbó los precios de las materias primas industriales, entre ellas el petróleo, ante el temor de que sean necesarias medidas que limiten la movilidad y la actividad productiva que frenen la titubeante recuperación de la economía mundial.

Las restricciones de viaje en Estados Unidos y Europa para los visitantes de naciones del sur de África, que comenzó esta semana, hizo caer a los mercados en Asia, Europa y América, lo que se sumó a la incertidumbre sobre la posibilidad de revertir meses de progreso para controlar la pandemia de Covid-19.

En Wall Street, el Dow Jones llegó a caer más de mil puntos, al final quedó con una baja de 905 unidades, 2.53 por ciento, a 34 mil 899.34 puntos; el Standard and Poor’s (S&P) 500 bajó 2.27 por ciento, su peor caída desde febrero, y el Nasdaq restó 2.23 por ciento.

Los impactos económicos de la nueva variante, denominada ómicron, se sintieron de inmediato en cuanto las autoridades de algunos países comenzaron las restricciones de vuelos con Sudáfrica.

Las acciones de las aerolíneas se vendieron rápidamente, y Delta Air Lines, United Airlines y American Airlines cayeron más de 10 por ciento cada una, lo mismo que los títulos de cruceros como Carnival, Royal Caribbean Cruises y Norwegian Cruise Line.

El índice de volatilidad CBOE, conocido popularmente como el indicador de miedo de Wall Street, alcanzó su nivel más alto desde el 20 de septiembre.

Antes, los principales mercados asiáticos cerraron con pérdidas: Shanghái retrocedió 0.56 por ciento, Hong Kong 2.60 y el índice Nikkei de Japón cayó 2.53 por ciento. Las bajas se acentuaron en las bolsas europeas: Londres perdió 3.6 por ciento, Fráncfort 4.2, París 4.8 y Madrid cayó 4.96 por ciento, al cerrar por debajo de 8 mil 500 puntos, tras su peor semana desde octubre de 2020.

Los mercados latinoamericanos siguieron la tendencia, algunos de los más afectados fueron el de São Paulo, que perdió 3.26, y Buenos Aires con 5.4 por ciento.

Es un déjà vu de nuevo, como por octava vez”, dijo Keith Buchanan, gestor senior de carteras de Global Investments. “Lo que entendemos de esta variante podría acelerarse durante el fin de semana, si hay más noticias preocupantes que buenas, mucha gente no quiere tener activos de riesgo el lunes por la mañana.”

El petróleo Brent se hundió 9.50 dólares (11.55 por ciento) a 72.72 dólares por barril, mientras el estadunidense West Texas Intermediate (WTI) se desplomó 10.24 dólares (13.06 por ciento) a 68.15 dólares el barril.

Ambos contratos sumaron su quinta semana de pérdidas y registraron sus mayores caídas en términos absolutos desde abril de 2020, cuando el WTI cotizó con un precio negativo por primera y única vez en la historia. Petróleos Mexicanos no publicó el precio de la mezcla de exportación.

Los impactos por el temor a que la nueva variante pueda frenar el crecimiento económico y la demanda de combustible, se suma al contexto de por sí preocupante por el tema de la elevada inflación a nivel mundial, impulsada en parte por el encarecimiento de los energéticos.

Los precios del cobre y otros metales industriales también perdieron valor por temores de que una nueva variante del coronavirus, posiblemente resistente a las vacunas, descarrile el crecimiento económico mundial y debilite la demanda.

En contraste, el precio del oro, considerado valor de refugio en tiempos de incertidumbre, subió y el precio del metal al contado saltó 0.2 por ciento a mil 791.97 dólares por onza, tras llegar hasta mil 815.26 dólares.

La sacudida también se resintió en el comercio de criptomonedas, el bitcóin se desplomó casi 8 por ciento y cerró en 54 mil 377 dólares, nivel mínimo desde el 12 de octubre, al mermar el interés por el riesgo a favor de activos considerados más seguros.

 

OMC aplaza conferencia

 

La Organización Mundial del Comercio (OMC) se vio obligada a aplazar su primera conferencia ministerial en cuatro años ante el recrudecimiento de la pandemia, frustrando las esperanzas de relanzar una institución muy debilitada.

 

Ómicron llega a Europa

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que esta variante es “preocupante” debido a que es potencialmente más contagiosa que las mutaciones anteriores de la enfermedad.

La nueva mutación fue notificada por primera vez por Sudáfrica el 24 de noviembre. Desde el viernes, cada vez más países suspenden los viajes con Sudáfrica, Zimbabue, Namibia, Lesoto, Esuatini (o Suazilandia), Mozambique y en algunos casos Malaui.

Estados Unidos, Canadá, Brasil, Argentina, Guatemala, Rusia, Reino Unido, la UE, Israel, Egipto, Bangladesh, Bahréin, Arabia Saudita, Singapur, Australia y Japón impusieron cierre de fronteras al sur de África.

El gobierno sudafricano se dijo “castigado” por haber detectado la nueva variante y lamentó que su excelencia científica a la hora de haberla descubierto termine penalizando al país.

Andrew Pollard, el científico británico que dirigió las investigaciones sobre la vacuna de AstraZeneca contra el virus, afirmó que se podría crear “muy rápido” un nuevo biológico contra la variante.

El asesor médico de la Casa Blanca, Anthony Fauci, reconoció que no le “sorprendería” que ómicron ya circule en territorio estadunidense.

Por otra parte, la incidencia de coronavirus en siete días sigue marcando récords en Alemania, donde hoy se situó en 444.3 casos cada 100 mil habitantes, según informó el Instituto Robert Koch.

Colombia prorroga por tres meses más la emergencia sanitaria para enfrentar la pandemia.

Los países miembros de la OMS celebrarán una reunión excepcional en Ginebra a partir del lunes para intentar buscar estrategias para luchar mejor contra una próxima pandemia.

La emergencia ha dejado 261 millones 16 mil 639 casos en el mundo y 5 millones 194 mil 245 fallecidos, según la Universidad Johns Hopkins.