Una ex canciller habla con voz quebrada. Es Claudia Ruiz Massieu.

Habla en las instalaciones de la Secretaría de Relaciones Exteriores. Se despide de quienes trabajaron con ella y le pasa la estafeta a Luis Videgaray, quien fuera secretario de Hacienda.

Bienvenido Luis Videgaray. Gracias Claudia.

Fueron las frases con las que la ex canciller inició su discurso y con las que el ahora canciller cerró el suyo.

“Ser canciller es el honor más grande que he tenido en mi vida”, dice Massieu conmovida.

Asegura a Videgaray que contará con un equipo de profesionales para enfrentar los desafíos, a quienes reconoció y agradeció.

“Auguro una gestión exitosa, en esta tarea privilegiada, al canciller Videgaray, su talento será una garantía para enfrentar la política exterior“, desea Massieu.

Videgaray, en cambio, habla con voz alegre: “En los próximos días, me van a oír hablar un chorro, así que este momento sólo quiero abordar dos temas”, arranca.

“El primero, me quiero referir a ustedes (le habla al cuerpo diplomático)”. Reconoce que no es un diplomático, en cambio, “ustedes han dedicado su vida entera a ello, se los digo de corazón y con humildad, vengo a aprender de ustedes, vengo a hacer equipo con ustedes, en un momento en que México nos necesita a todos más que nunca, pero nuestras debilidades y fortalezas son enormes y una de ellas, son ustedes.”

Videgaray le pide apoyo a su equipo, desde “el primer minuto en esta Cancillería”. “Si algo me da confianza es, precisamente contar con ustedes”.

Luego se refiere a su segundo tema, su “amiga Claudia Ruiz Massieu“.

“A diferencia de la Secretaría, sí conozco a la secretaria, es una de las mujeres mexicanas más inteligentes que conozco, es una mujer culta, una mujer preparada, pero eso palidece cuando se le compara con su compromiso con México, con su capacidad para trabajar de sol a sol.”

Claudia, dice Videgaray, es una idealista que cree “en ese ideal que se llama México.”

“Vine a llenar unos zapatos muy grandes.”

Y el nuevo Canciller concluye: “Muchas gracias Claudia”.

Texto publicado originalmente en: Huffington Post