Jayro Díaz Hernández, un estudiante de primaria de Morelia, Michoacán, desarrolló un removedor de graffiti hecho a base de nopal que es capaz de desaparecer la pintura de varias superficies sin causar daños.

 

El removedor, que ya causó interés en la comunidad científica, ya fue probado en diversas superficies y contextos funcionando con éxito. La principal motivación de Jayro fue limpiar la colonia donde vive, que presenta un exceso de graffiti.

 

El líquido desarrollado por el menor está hecho a base de mucílago de nopal, glicerina y etanol, lo que hace su preparación bastante económica.

 

En una entrevista realizada al menor, él aseguró que busca que su producto sea rentable ya que el problema del exceso de graffiti no sólo afecta a México sino a varios rincones del Globo Terráqueo.

texto publicado originalmente por: ADN40