Por: Renata Vázquez

 

Tras acudir a misa en la catedral de Puebla para la imposición de ceniza, Eduardo Rivera Pérez, aseguró que no pactó su posición para contender dentro del Partido Acción Nacional (PAN) en los próximos comicios, toda vez que sus derechos están a salvo por el proceso de inhabilitación de sus cuentas públicas por el Congreso local.

En entrevista, Rivera Pérez aclaró que tanto él como el panista Francisco Fraile y la perredista Roxana Luna (actores políticos que han sido señalados y atacados en el pasado por el grupo morenovallista), se mantienen en sus institutos políticos, y es por convicción y vocación política.

“Nosotros estamos participando en algo que consideramos nuestra vocación política, lo que nos gusta hacer. Lo que quiero decir es que, Acción Nacional no es una persona, acción Nacional no es Moreno Valle, Acción Nacional no es Ricardo Anaya, Acción Nacional no es Eduardo Rivera, Acción Nacional es una institución Pública Política y es de todos los mexicanos”, aseguró el ex alcalde de Puebla.

Mencionó que, es muy complicado este oficio político, por lo que cualquier decisión que hubiesen tomado algunos de los actores mencionados, en mi caso sí me hubiera ido a otro partido político, “hombre, y olvídate, la crítica también sería la misma, dirían eres un incongruente, traicionaste tus principios, traicionaste tu trayectoria de vida”.

Sobre su situación ante el Poder Judicial de la Federación, Eduardo Rivera explicó que presentaron dos argumentos a su debido tiempo con esos elementos, y con esa información, el juez va a tomar la decisión. Indicó que tendrán que transcurrir máximo tres meses para que tome la decisión definitiva y le otorgue la razón a cualquiera de las dos partes, puede ser al Congreso del Estado o Eduardo Rivera.

Finalmente, dijo confiar en que la justicia federal va a tomar una decisión conforme a derecho. “Lo que nosotros exhibimos, que son más de 26 violaciones en el proceso, tendrán que ser valoradas de forma adecuada para que tomen una decisión final”.