Huffignton Post

Cada año en el mes de marzo, miles de estudiantes de Estados Unidos y Canadá llegan a las playas mexicanas para pasar la temporada de Spring Break, unas semanas alejados de su país, con un destino paradisíaco que les ofrece excesos y pocas reglas. Esta semana, los llamados spring breakers que arribaron al Aeropuerto Internacional de Cancún se encontraron con una sorpresa. A su llegada, los esperaba la titular de la Dirección General de Turismo del municipio, Jane García, con un código de conducta en la mano. El gobierno municipal de Benito Juárez decidió este año entregar cerca de 20 mil códigos de conducta en la Terminal 3 del Aeropuerto Internacional de Cancún, que es en donde se concentra la mayor parte del turismo extranjero, así como en agencias de viajes y tours operadores. La sorpresa de los jóvenes al recibir el folleto de manos de Jane García lo dice todo: Los nuevos “mandamientos”. Las autoridades mexicanas tienen una primera recomendación que difícilmente les gustará a los jóvenes vacacionistas: prohibido ingerir bebidas alcohólicas en la vía pública. Aunque muchos deciden transportarse en taxi, camión o transporte privado contratado previamente, el gobierno del ayuntamiento de Juárez les pidió a los spring breakers que, si van a rentar un auto, al menos no conduzcan en estado de ebriedad (suena lógico, ¿no creen?). Una cosa es estar en traje de baño toooodo el día, disfrutando de la alberca y el mar, y otra muy diferente es desnudarse. Por eso, aunque lo diga Patricio, los estudiantes tendrán que evitar mostrar su cuerpo desnudo. La Dirección General de Turismo también les pidió a los spring breakers, que sin importar que estén en otro país, se conduzcan “con respeto a las autoridades”.