La activista y defensora de los derechos de las mujeres, Yndira Sandoval Sánchez, fue violada y torturada en una celda de la cárcel municipal de Tlapa de Comonfort, en Guerrero.

 

“Te dije que te ibas a chingar”, le dijo la policía identificada como Claudia Juárez Gómez mientras la sometía con una rodilla encima, informó el diario La Jornada.

 

“Me penetró con sus dedos, me lastimó mucho. Luego me soltó, me aventó, me pateó, mientras otra mujer policía, cómplice, vigilaba la entrada a la celda. Yo ya no sabía qué seguía después de la tortura” relató la activista al medio, “pensé que iba a morir”.

 

De acuerdo con el testimonio de Yndira, los hechos ocurrieron el pasado 16 de septiembre cuando se dirigía a la Universidad Autónoma de Guerrero a dar una conferencia para promover acciones para la prevención, detección, atención, sanción y erradicación de la violencia contra la mujeres.

 

La activista que ha defendido a muchas mujeres de la violencia, no imaginó que ella misma sería la víctima: “El hecho que sea una mujer mi agresora, me hace confirmar que nuestros enemigos no son los hombres: es el machismo, es el sistema, es el patriarcado, son las prácticas, es el Estado con rostro de hombre o con rostro de mujer”.

 

La agresión no paró allí, tras utilizar todos los protocolos que conoce y que jamás pensó le servirían a ella misma para defenderse de un abuso, sufrió rechazo, burlas e indefensión por parte de los servidores públicos que “carecen de visión de género a pesar de representar a instituciones que se supone están para defender la integridad y la seguridad no solo de las mujeres violentadas sino de todos los sectores de población vulnerables”.

Texto publicado originalmente por: Adn40