Falleció a los 12 años víctima de cáncer.

Ha muerto Smiley y con ello se rompió el corazón de decenas de personas a las que en su momento otorgó alegría con sus cuidados.

El can es popular debido a que dedicó su vida a ofrecer terapia a niños, aún cuando nació sin ojos y vivió abandonado en una fábrica hasta que una joven lo rescató y sometió a una cirugía donde le cerraron los párpados para que la cuenca de sus ojos ya no le causara dolor.

Cuando cumplió 10 años ya se había convertido en un perro de terapia certificado entrenado para tratar a adultos y menores con discapacidades mentales y físicas graves.

En compañía de su dueña, Joanna George, visitaba los hospitales para convivir con sus pacientes, a los que llenaba de seguridad. Por ello es que la noticia de su muerte, a los 12 años y a causa de cáncer, ha entristecido a las redes.

Texto publicado originalmente por: SDP Noticias