Huffignton Post

El senador de Arizona John McCain, excandidato presidencial republicano y un condecorado veterano de la Guerra de Vietnam, murió el sábado. Tenía 81 años. McCain, que tenía un historial de cáncer de piel, fue diagnosticado con cáncer cerebral en julio de 2017 luego de que un examen físico de rutina revelara un coágulo de sangre sobre su ojo izquierdo. Le hicieron una cirugía para eliminar el coágulo, que los médicos determinaron que era el resultado de un tumor agresivo llamado glioblastoma. A principios de esta semana, McCain decidió suspender su tratamiento contra el cáncer. El diagnóstico no impidió de inmediato a McCain a ejercer en su trabajo en el Senado, donde, entre otros asuntos en los que participó, jugó un papel importante en el descarrilamiento del esfuerzo republicano por derogar la Ley del Cuidado de Salud a Bajo Precio. Más tarde describió la enfermedad como “muy, muy grave” y dijo que sus médicos le habían dicho que tenía “un pronóstico muy malo”. McCain fue hospitalizado en diciembre de 2017 con una infección viral, dijo su oficina, y regresó a su hogar en Arizona para recuperarse. En abril, el senador se sometió a una cirugía para tratar una infección intestinal en la Clínica Mayo en Phoenix. Según los informes, se había estado recuperando en su casa cerca de Sedona con su esposa, Cindy.