Un joven de 27 años de edad que se presume estuvo bebiendo antes, durante y tras el clásico Chivas-América, se subió a su coche a pesar de que estaba alcoholizado… sólo para matarse en inmediaciones de la colonia Universidades.

Por: Victor Hernández

No se reportaron lesionados, tampoco otras víctimas que lamentar, sólo daños materiales que no han sido cuantificados, entre los de la unidad del occiso y los provocados a una caseta de teléfono público.

Antes de las 6 horas, cuerpos de seguridad pública y de primeros auxilios, acudieron al bulevar Municipio Libre y la Privada Odontología, en la colonia referida, a unos metros del crucero con la 24 Sur, luego de que se reportara al 911 un aparatoso accidente.

Lo que encontraron en el lugar fue un vehículo Nissan Platina de color negro, que estaba destrozado de la parte frontal; quedó en sentido contrario a la circulación del carril y derribó la caseta telefónica.

Cuando revisaron al interior encontraron el cuerpo del conductor, quien murió de manera instantánea y quedó prensado por la fuerza del impacto, motivo por el cual se tuvo que ocupar equipo hidráulico de rescate urbano.

Se trató de un joven identificado como Luis Fernando Guerrero López, de 27 años, quien conducía un Nissan Platina negro con matrícula TXE 73-23 de Puebla; en la cajuela tenía pegotes del Club América.

Los peritos de Tránsito municipal que atendieron el auxilio refirieron que el hoy finado circulaba con exceso de velocidad y perdió el control de la unidad, cuyo costado izquierdo chocó contra la base de concreto de una torre de luz ubicada en el camellón.

La estructura sólo sufrió raspones, el vehículo dio varios giros sobre el concreto hidráulico y salió proyectado hacia la extrema derecha del carril, donde derribó la caseta. Los especialistas en Rescate Urbano fueron los encargados de cortar las dos portezuelas del costado izquierdo del automotor para extraer el cuerpo.

Dentro del vehículo se encontraron vasos rojos con residuos de licor y una botella de whisky Buchanans vacía, por ello no se descarta que el hoy finado estuviera bebiendo mientras conducía.

A las 9 horas, personal del Servicio Médico Forense concluyó con las diligencias del levantamiento de cadáver y trasladó los restos de Luis Fernando Guerrero a la morgue para la necropsia de ley.