Andrés Guardado falló un penal con el que empató el marcador en tiempo de compensación

César Rodríguez

México y E.U.A. se enfrentaron en la final de la Liga de Naciones de CONCACAF, empatando 2-2 en tiempo reglamentario  y definiendo el encuentro en tiempo extra con un penal a favor de Estados Unidos con el que se proclamó campeón del certamen en la cancha del Sports Authority Field, casa de los Broncos de Denver.

México inició el partido con un gol tempranero en Denver por parte de Jesús “Tecatito” Corona, quien aprovechó un error de la defensa estadounidense y definió de pierna izquierda dentro del área para hacer un gol de vestidor.

Los estadounidenses encontraron el empate al minuto 27 cuando Giovanni Reyna empujó el esférico dentro del área chica, luego de un cabezazo que mandaba el esférico al poste y después de una desconcentración de la defensa mexicana, terminando el primer lapso empatados en el marcador 1-1. 

Inició el segundo tiempo y México continuaba dominado el encuentro, por lapsos Estados Unidos tuvo acciones de peligro para Guillermo Ochoa, quien defendía su arco, convirtiéndose en figura del encuentro.

El Tri se ponía arriba en el marcador una vez más cuando Diego Laínez, después de entrar de cambio, tocó su primer balón y puso en ventaja a México, el jugador azteca enganchó hacia adentro su balón y de pierna izquierda dejó sin oportunidad al guardameta estadounidense.

Estados Unidos reaccionó pocos minutos después con un cabezazo de Weston McKennie para empatar de nuevo el marcador culminando los 90 minutos empatados 2-2.

El enfrentamiento se prolongaba a tiempos extras; Estados Unidos se fue arriba en el marcador con un penal polémico que fue revisado en el VAR para que Christian Pulisic ejecutara de buena manera desde los 11 pasos, poniéndose al frente en el marcador los estadounidenses 3-2.

En los últimos minutos del segundo tiempo extra aparecía una mano dentro del área y el árbitro con ayuda del VAR decretaba penal a favor de México, que cobraría Andrés Guardado, fallando su tiro desde los 11 pasos al ser atajado por el arquero Ethan Horvath.

El árbitro finalizó el encuentro y los Estados Unidos se proclamaron campeones de la Copa de Naciones de la CONCACAF 2021.