Proceso

La enorme y creciente dependencia de la importación de gas natural de Estados Unidos ya causó estragos en México. Una tragedia invernal sin precedentes en Texas, repercutió en la suspensión de las exportaciones de gas natural a nuestro país, lo que provocó un apagón eléctrico en los estados de Nuevo León, Tamaulipas, Coahuila, Sonora y Chihuahua y afectó a más de 4.6  millones de personas.

El sector energético en México, llámese Comisión Federal de Electricidad (CFE) o Petróleos Mexicanos (Pemex), quedó a expensas de la volatilidad circunstancial en el precio del energético.

El director de CFE Energía, Miguel Reyes Hernández, informó que alrededor del 60% de todo el gas natural importado desde Estados Unidos es consumido por la empresa estatal.

En su cuenta de twitter acusó que: en los últimos 30 años se desmanteló la producción y reservas de gas natural de Pemex; la red de gasoductos hoy está atada a la de EU. Por eso -dijo- hace falta fortalecer a Pemex.

El actual gobierno, de López Obrador, decidió revertir la reforma energética, sin embargo, contempla otras rutas para el fortalecimiento energético mexicano.

 

Los gasoductos que planea México para el istmo de Tehuantepec

 

Para contrarrestar la escasez del gas natural y alcanzar la autosuficiencia, México contempla construir 355km de gasoductos en función de un plan quinquenal actualizado para el desarrollo de infraestructura de transporte y almacenamiento de gas.

El documento pone de relieve el aumento de la capacidad de transporte de gas en el sureste del país y la península de Yucatán. También detalla una cartera de nuevos proyectos, así como una iniciativa de almacenamiento subterráneo de gas natural.

Los dos proyectos emblemáticos son el gasoducto de Jáltipan-Salina Cruz, entre los estados de Oaxaca y Chiapas, y el de Prosperidad, en la misma zona.

También se considera la construcción de dos estaciones de compresión, una mayor capacidad en la interconexión en Montegrande y una serie de modificaciones y mejoras a la infraestructura de la red.

El operador de gasoductos Cenagas espera que la demanda de gas natural en 2021 fluctúe entre 9.263 millones y 11.242 millones de pies cúbicos diarios (Mpc/d) y que crezca a 10.079M-13.857Mpc/d en 2024, cuando se renovará el plan quinquenal.

El plan, elaborado por la Secretaría de Energía (Sener), podría modificarse según las condiciones del mercado y otros factores, señaló la misma cartera.

A continuación, un vistazo a los tres proyectos más importantes propuestos en el documento.

Gasoducto Jáltipan-Salina Cruz

 

Este proyecto tiene como objetivo conectar la localidad de Jáltipan en Veracruz con Salina Cruz en Oaxaca, atravesando efectivamente el istmo de Tehuantepec en forma vertical.

Según Cenagas, se concibió debido a que se espera una mayor demanda de gas natural a causa de una serie de proyectos de licuefacción y la mayor actividad prevista en la refinería Salina Cruz, resultado del plan mexicano para renovar su capacidad de refinación.

El gasoducto será desarrollado o sacado a licitación por CFE, que determinará la capacidad en función de la demanda proyectada. Según la Sener, el gobierno tomó la decisión de hacer partícipe a la eléctrica estatal el 3 de agosto.

La secretaría calcula que el proyecto entrará en operaciones en 2022.

 

Gasoducto Prosperidad

 

El proyecto de 355km comenzará en la localidad de Ixtepec en Oaxaca y se conectará con la línea Jáltipan-Salina, cruzando el estado de Chiapas y terminando en la localidad de Tapachola, cerca de la ciudad portuaria de Puerto Chiapas y de la frontera con Guatemala.

Según Cenagas, el proyecto podría estar a cargo de un actor privado, aunque no se ha determinado el mecanismo específico.

El ducto podría transportar hasta 145Mpc/d, pero también se baraja una versión más pequeña con una capacidad de 94Mpc/d.

El inicio de sus operaciones dependerá de la construcción de la línea Jáltipan-Salina Cruz.

 

Proyecto de almacenamiento subterráneo

 

Con el fin de proteger la red de gas natural de México de eventualidades relacionadas con el hecho de que el 70-80% del consumo nacional es importado, este proyecto en el estado de Veracruz almacenaría una cantidad no especificada de gas natural al sur de la localidad costera de Coatzacoalcos.

El proyecto se construiría mediante un contrato de servicio de almacenamiento.

 

Generar una política de gas natural devolvería a México su autosuficiencia energética

 

El primer objetivo prioritario del Programa Sectorial de Energía 2020-2024 es alcanzar y mantener la autosuficiencia energética sostenible para satisfacer la demanda de la población con producción nacional.

Bajo esa premisa, es importante recordar que México es una nación que tiene el privilegio de contar con una dotación importante de recursos naturales, entre ellos una cantidad considerable de hidrocarburos, por lo que gran parte del futuro desarrollo económico del país dependerá de la capacidad para aprovechar y procesar industrialmente estos recursos.

El gas natural es un importante combustible e insumo industrial gracias a sus ventajas competitivas de precio e impacto ambiental. Si bien es cierto que geopolíticamente México tiene la ventaja de su vecindad con Estados Unidos, de donde recibe una oferta sólida de gas natural a un bajo costo, sería muy prudente para el país generar una propia política sobre este recurso, ya que el sistema eléctrico importa alrededor del 60% del gas natural para su consumo.

De acuerdo con el Ing. Luis Vázquez Sentíes, presidente de la Asociación Mexicana de Gas Natural (AMGN), la pandemia que actualmente se vive por el COVID-19 ha reforzado esta idea de apostar por la producción nacional de gas, ya que aunque se preveía una caída en el consumo de la molécula para este periodo, en realidad la demanda se mantuvo y estados como Guerrero y Puebla evidenciaron la necesidad de crecimiento y expansión del gas natural en la nación.

En entrevista para Global Energy, el Ing. Luis Vázquez Sentíes destacó que a lo largo de su carrera en la industria energética ha podido confirmar que “el negocio del gas natural es para siempre”, pues hace muchos años México era autosuficiente e incluso exportaba gas natural por Reynosa, Tamaulipas, hacia Estados Unidos, y ahora, nuevamente tiene la oportunidad de recuperar esa autosuficiencia ya que existen la tecnología y las reservas de hidrocarburos suficientes para darle a México esa soberanía.

“Alrededor del año 2001, en Petróleos Mexicanos hubo un plan para la Cuenca de Burgos, en el que se hicieron contratos de servicios múltiples para extraer gas del subsuelo”.

“En aquel tiempo utilizarlo, por ejemplo, como gas natural vehicular no era económicamente viable para el gobierno, ya que necesitaban cobrar el IEPS de las gasolinas, lo cual iba a encarecer nuestro gas natural. Sabemos que por ejemplo, el Gobierno de la Ciudad de México está interesado en introducirlo en el transporte público”, explicó.

“Uno de los problemas que existe de importar gas de Estados Unidos es que en el momento en que ellos decidan mandarlo a Europa o a otra región, eso lo va a encarecer y nos vamos a quedar sin gas porque va a ser más caro. Por ello, creo que debería ser una de las prioridades más grandes producir nuestro propio gas natural y ser autosuficientes. En todo el país hay mucho apetito por introducir el gas natural, y para producirlo en México, necesitamos un plan”, subrayó.

 

Empresas de la AMGN garantizan suministro durante la pandemia

 

Ante la emergencia sanitaria que vive el país, la Asociación Mexicana de Gas Natural ha reforzado su compromiso de continuar invirtiendo en el país, así como de preservar los más de 4,000 empleos directos y 15,000 indirectos que generan las empresas afiliadas, así como de pagar íntegramente sus salarios.

Desde la Presidencia de la AMGN, el Ing. Luis Vázquez Sentíes confirmó la continuidad de la labor de estas compañías para que, al ser una actividad esencial en este momento, el suministro de gas natural para la industria, la generación eléctrica y los cerca de 2.8 millones hogares en México esté plenamente garantizado.

“Las compañías de la AMGN han implementado distintos programas de apoyo en sus zonas de influencia como, por ejemplo, que a los hospitales no se les cobre el gas natural por este periodo. Como empresas particulares lo difundimos y fueron iniciativas 100% de las empresas, ya que ellas fueron las que tomaron la decisión de apoyar a la población durante esta pandemia”, manifestó.

De este modo, dijo, las compañías del sector han contribuido a que el país continúe con el abasto de productos básicos y alimentos, así como con la electricidad necesaria para mantener las actividades económicas, el funcionamiento de los hospitales y centros de salud, además de los hogares, lo cual es primordial para evitar la propagación del COVID19.