Este 1 de Mayo, en el marco del Día del Trabajo, miles de poblanos no tendrán fecha que conmemorar ante la falta de un empleo, mientras muchos recordarán que aunque lo tengan, este no está relacionado con las profesiones que estudiaron.

El estado de Puebla registró una tasa de desocupación de 2.5 por ciento en el primer trimestre de este año, por lo que se ubicó como la quinta entidad con el índice más bajo, según el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

La realidad golpea a los egresados universitarios, quienes una vez que terminan la carrera, se ven obligados a alquilarse “de lo que haya” ante la escasez de ofertas laborales adecuadas. De este modo, los profesionistas se emplean como taxistas, meseros, cargadores, cantantes, subastadores o como vendedores de puerta en puerta.

Tan solo en Puebla, según datos del Observatorio Laboral, que depende de la Secretaría de Trabajo federal, del total de quienes laboran como secretarias, taquígrafas o capturistas, un 2.3 por ciento tienen estudios universitarios.

El Observatorio Laboral también destaca que un profesionista en Puebla llega a percibir en promedio 7 mil 868 pesos, por lo que muchos optan por otros trabajos que les representan mayores ingresos.

Asimismo, el 18.6 por ciento de los cajeros, cobradores, taquilleros y similares en el estado, han egresado de alguna universidad, además, un 7 por ciento de los empleados en servicios de protección y vigilancia (los famosos “polis” de empresas), son profesionistas.

Los datos indican que el 4.5 por ciento de las personas que trabajan en estéticas también son profesionistas, mientras que el 17% de técnicos en medicina humana, son egresados universitarios.

De quienes se ubican en esta situación, cerca del 90% de las mujeres y hombres ocupan su tiempo completo en las jornadas laborales, por lo que no tienen vida social, privada, ni para la familia.

El análisis laboral también se desataca que el 84.4 % de profesionales en el campo médico (enfermeras, técnicos, doctores, etc.) se encuentran laborando en actividades afines a su carrera pero, de manera alarmante, un 15.6 por ciento no lo hace.

Asimismo, un egresado de Medicina, una de las carreras más solicitadas en Puebla, entre 23 a 30 años de edad, llega a ganar mensualmente en cualquier institución de salud en promedio 10 mil 80 pesos.

El mercado de los dentistas muestra un 2.9 a la alza. Con todo, sólo el 50% de los odontólogos asalariados labora como optometrista, nutriólogo o similar y, por otro lado, el 23% son funcionarios del gobierno o legisladores.

En este caso, 95 de cada 100 profesionistas son asalariados, el 53% de las mujeres trabajan tiempo completo y el resto se emplea sólo parcialmente, mientras el 62% de los hombres se somete a jornadas más extenuantes todo el día.

Desempleo

En Puebla el porcentaje de desempleo fue inferior al 3.5 por ciento de la media nacional, informó en su último reporte trimestral el Inegi al presentar los “Indicadores Oportunos de Ocupación y Empleo.

En contraste, las entidades con más desocupación fueron Tabasco con un 7 por ciento, Coahuila y Tamaulipas con 4.6 por ciento cada uno y Durango y Estado de México alcanzaron el 4.1 por ciento.

En un año, Puebla descendió 0.5 por ciento en desempleo, pues en marzo de 2016 la cifra fue de 3 por ciento, abundó el Inegi.

Los estados que reportaron tasas de desempleo más bajas del país fueron Morelos con 1.7 por ciento, San Luis Potosí con 1.9 por ciento, Yucatán en 2 por ciento y Guerrero con 2.1 por ciento.

Además, la tasa de desempleo de México cayó levemente en febrero para ubicarse en 3.5%, su nivel más bajo desde diciembre de 2007, según datos publicados por el INEGI.

La tasa de desocupación ajustada por estacionalidad se redujo en 0,1% con respecto al 3,6% de enero y también fue menor al 4.3% de febrero del año pasado.

Del total de la población con empleo, un 42.8% se concentró en el sector de servicios, 18.5% en el comercio, 16.8% en la industria manufacturera, un 12.2% en actividades agropecuarias y un 8.3% en la construcción, precisó el instituto.

Un 0.8% se desempeñó en otras actividades y el restante 0.5% no especificó su actividad, dijo la entidad en un comunicado.

En tanto, la tasa de informalidad laboral fue de 57.3% en febrero, el mismo porcentaje del mes previo, según cifras revisadas por el INEGI.

También se especificó que siete de cada 10 trabajadores mexicanos se desempeñan en un cargo subordinado o como empleados. Así, el 26.7 por ciento sí realiza una actividad profesional de manera independiente pero, de este porcentaje, sólo el 4.5 por ciento contrata mano de obra.

El sector servicios crea la mayoría de los empleos, hasta el 42.8 por ciento del total, seguido del comercio, con el 18.5 por ciento. La industria manufacturera, el sector agropecuario y la construcción cobijaron al 16.8, 12.2 y 8.3 por ciento, respectivamente, de los mexicanos ocupados durante febrero.

 

 

Con información de: Intolerancia Diario