Una vez más han salido nuevas pruebas que muestran una posible irregularidad en la cesión de derechos de la franquicia de Lobos BUAP a empresarios de Ciudad Juárez

Huber García

La máxima casa de estudios poblana utilizará como prueba en contra del empresario Mario Mendívil (propietario de Garden Teas) que la cesión de derechos no fue realizada por esta empresa registrada ante la Federación Mexicana de Futbol, sino por GE Inmobiliaria, la cual no está registrada ante el máximo organismo del futbol mexicano, lo cual significa que el empresario “trianguló empresas” para realizar una venta ilegal. Fue el mismo presidente de la Liga MX, Enrique Bonilla, quien, a través de un documento firmado por él, avaló que la empresa Garden Teas podía realizar cualquier movimiento de la franquicia sin problema alguno, olvidándose que antes de ello, la BUAP tenía que avalar cualquier movimiento que hiciera Mendívil. “Estimado Sr. Mendívil. En respuesta a su solicitud, por medio de la presente se hace constar que el Club Lobos BUAP es un miembro afiliado a la Federación Mexicana de Futbol Asociación, A. C. (FMF), cuyo titular del Certificado de Afiliación es la persona moral Garden Teas de México, S. A. de C. V.”, se puede leer en la misiva.

El documento fue elaborado el 21 de diciembre de 2018, y fue con este salvoconducto con él hizo el movimiento con la gente de Juárez, el pasado 28 de diciembre. De acuerdo a documentos que reveló el periódico El Universal, GE Inmobiliaria no está reconocida por la FMF, aunque también sea propiedad de Mendívil; de tal manera que se vio obligado a presentar el cuaderno de cargos, posteriormente que éste fuera aceptado para después poder vender, obviamente el debido conocimiento de las autoridades universitarias. El empresario Mendívil no cumplió con alguno de estos requisitos que la misma Federación Mexicana de Futbol estipula y aunque los 90 millones de pesos que tenía que cubrir en caso de la cesión del equipo ya están depositados ante un juez, el depósito se hizo fuera de los tiempos que debió darse y sin el finiquito de los 180 millones de pesos que todavía debía Garden Teas, que derivan de la firma del convenio por 300 mdp -de los cuales solamente pagaron los 120 mdp, con los que el equipo se mantuvo en Primera División, tras el descenso-, para la administración del equipo con todo lo que éste tenía, es decir, el primer equipo, la Sub-20, Sub-17, el equipo femenil, etc. Cabe mencionar que la BUAP no está peleada con Juárez, quienes aseguran compraron de buena fe; sin embargo, han llevado al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en francés) este asunto en contra de Mendívil y en los próximos días darán a conocer a los medios de comunicación diversos documentos que dejan clara la venta ilegal de la franquicia.