La iniciativa podría extenderse en el futuro si es exitosa para aliviar los síntomas del agotamiento y la angustia psiquiátrica

La Lista

Los médicos de Bruselas podrán recetar visitas a museos como parte de un ensayo de tres meses diseñado para recuperar la salud mental en medio de la pandemia de Covid-19.

A los pacientes que reciben tratamiento contra el estrés en el hospital Brugmann, uno de los más importantes de la capital belga, se les ofrecerán visitas gratuitas a cinco museos públicos de la ciudad, que abarcan temas desde la moda hasta las aguas residuales.

Los resultados del proyecto piloto se publicarán el próximo año con la intención de que la iniciativa pueda extenderse en el futuro si resulta exitosa para aliviar los síntomas de agotamiento y otras formas de malestar psiquiátrico.

Delphine Houba, concejal de cultura de Bruselas, comentó que se inspiró en un plan de Quebec en Canadá, en el que los médicos pueden recetar a sus pacientes hasta 50 visitas a museos al año.

En el proyecto piloto de Bruselas, se prescribirán visitas acompañadas a personas y grupos de pacientes del hospital Brugmann. “La crisis de Covid-19, que acentúa el estrés, el agotamiento y otras patologías, confirmó la relevancia de un proyecto de este tipo“, comentó Houba al periódico belga L’Echo.

Las instituciones implicadas serán los museos financiados con fondos públicos de la Grand Place, Fashion and Lace, en la calle de la Violette, el Sewer museum, junto a la estación de tren de Midi, y el Manneken-Pis’s Wardrobe, cerca de la estatua del niño que está orinando. El Centro de Arte Contemporáneo en la plaza Sainte-Catherine también forma parte del proyecto.

Houba dijo que esperaba que los museos privados y las colecciones de arte ofrecieran sus servicios en el futuro. “Estoy convencida de la capacidad de solidaridad de todos los museos belgas hacia el público vulnerable para ofrecerles acceso y apoyo gratuitos”, expresó. “Pero la decisión es suya con base en los resultados de nuestra experiencia piloto”.

Añadió: “Está demostrado que el arte puede ser beneficioso para la salud, tanto mental como física”.

En Reino Unido se han realizado ensayos con ideas similares de prescripción social, utilizadas en particular para aliviar el sufrimiento de las personas con demencia. Un informe de un grupo parlamentario multipartidista recomendó en 2017 que los fideicomisos del Servicio Nacional de Salud deberían incorporar la prescripción de arte en sus planes y que se enseñara a los médicos la evidencia de sus beneficios.