La madre se justificó diciendo que la niña no va a sufrir más “La maté, ya está, me aseguré. No podía darle de comer, ahora ya no va a sufrir más

Una mujer identificada como Karina Gómez, de 26 años de edad, asesinó a su propia hija de dos años en la localidad  de Florencio Varela, Argentina.

La madre se justificó diciendo que la niña no va a sufrir más “La maté, ya está, me aseguré. No podía darle de comer, ahora ya no va a sufrir más. Ya no podía soportar más esta situación, estoy muy cansada”, fue su explicación.

Milena, su hija de dos años, murió asfixiada cuando su madre se encerró con en ella la habitación y le colocó unas medias en las manos para que no la rasguñara mientras la ahogaba con la almohada.

La tía de la menor se encontraba en el lugar por lo cual fue testigo y declaró ante la policía cómo fue el episodio. Según relató, su hermana, “se encerró en una habitación con la nena y no salió durante horas”, a pesar de que ella le imploraba que abriera la puerta.

Después, la madre salió del cuarto con la menor envuelta en una frazada y comenzó a correr por el barrio. Su hermana pidió ayuda a un vecino, quien persiguió a la mujer durante algunos metros hasta que la mujer apoyó la frazada en la calle, la abrió y dejó ver que Milena estaba casi sin vida, con los labios y la cara azulados.

La niña fue trasladada al hospital pero falleció pues no lograron reanimarla.

Texto publicado originalmente por: Periodico Central