La Fiscalía General de Nayarit dio acceso este martes a la prensa al inmueble donde el jueves 9 cayó abatido Juan Francisco Patrón Sánchez, El H2, durante un operativo en la colonia Lindavista de Tepic.

Durante el recorrido se pudo observar parte del saldo de la “Operación Barcina”: Una vivienda con puertas y ventanas destrozadas, paredes con múltiples impactos de bala y vehículos inservibles; en el patio aún se localizan sillas y una carpa donde cayeron sin vida los presuntos integrantes del cártel de los Beltrán Leyva.

Según se puede constatar en fotografías que se filtraron el día del tiroteo, Patrón Sánchez cayó abatido junto a una pared azul, debajo de una regadera, donde aún se destacan manchas de sangre.

Para acceder al interior de la vivienda se puede ingresar desde el patio, cuyo límite era una puerta de cristal blindado, la cual no resistió las balas disparadas por elementos de la Secretaría de Marina (Semar), reseñó este martes el portal noticioso de El Sol de Nayarit.

En la primera planta de la vivienda se encuentra una cocina, así como una sala color beige y un comedor del mismo color, además de tres recámaras; en la segunda planta se localizan otras cuatro recámaras que no tienen señal de haber sido habitadas, y entre ellas se localiza la recamara principal, con un baño completo.

En la parte alta se localizan dos cúpulas, donde existen impactos de arma de fuego, lugar desde donde presuntamente habían comenzado los sicarios a disparar contra las fuerzas federales, quienes minutos después tomaron ventaja al hacer uso de un helicóptero artillado de la Marina.

Cinco días después de la refriega aún continúa desplegado un cordón de seguridad resguardando la vivienda, escudo integrado por elementos de la Policía Nayarit y Guardia Civil, quienes registren el acceso incluso a los habitantes de la zona.

 

Texto publicado originalmente en: Proceso