Lo que parecía ser una apacible mañana del 11 de septiembre de 2001 en las ciudades de Nueva York y Washington D.C, se vio oscurecida por dos ataques terroristas de fuerte magnitud. El primero de ellos, que destruyó el complejo financiero de las Torres Gemelas, terminó con las vidas de miles de personas que se encontraban en esos edificios y en sus inmediaciones.

 

Los hechos, desencadenaron una guerra que cobró la vida de miles de soldados y civiles en Afganistán. El objetivo, era desmantelar una de las células terroristas más despiadadas de las que se haya tenido conocimiento: Al-Qaeda.

 

Número de personas fallecidas en los ataques: 2,753

 

Cuerpos encontrados “intactos”: 291

 

Número de familias que nunca encontraron el cuerpo de su familiar: 1717

 

Número de trabajos perdidos por los ataques: 146,100

 

Pérdidas económicas a la ciudad de Nueva York: 105 billones de dólares

 

Número de personas que sufrieron estrés post traumático: 422,000

Texto publicado originalmente por: ADN40