La capital poblana le pondrá un pausa, indefinida, a parte de su oferta cultural de museos y galerías, en la zona del Centro Histórico.

Dieciocho inmuebles que resguardan patrimonio artístico en el corazón de la ciudad, entre ellos la Biblioteca Palafoxiana y la Casa del Alfeñique, se mantendrán cerrados hasta nuevo aviso, pues algunos de ellos presentan daños provocados por el sismo de 7.1 de magnitud, que golpeó al centro del país el pasado 19 de septiembre.

También se mantienen cerrados algunos espacios de la exfábrica de La Constancia, que fue remodelada en la administración pasada, aunque en ese caso por inundaciones, que ocurrieron en junio pasado.

Alejandro Cañedo, titular de la Secretaría de Turismo municipal, explicó que se trata del 40% de la oferta cultural en la ciudad, pero que se mantienen abiertos espacios ubicados fuera del Centro Histórico, como el Museo Barroco, la Galería de Arte del Centro Cultural BUAP, y los museos ubicados en la zona de los Fuerte de Loreto y Guadalupe, entre otros.

De los 60 inmuebles donde la gerencia del Centro Histórico reconoce que registraron daños, 10 estaban dedicados a vivienda. Sergio Vergara Berdejo, titular del organismo municipal, aseguró que todos encontraron acomodo con amigos y familiares, y que no hubo necesidad de albergue.

También aclaró que, hasta el momento, hay nueve puntos considerados de riesgo “pero están acordonados, principalmente esquinas, donde hubo desprendimientos de molduras, de marquesinas, algunos desplomes internos. Ahí la labor es la que sigue, la de apuntalar, troquelar, detener”.

El Templo de Santo Domingo resguarda en su interior una joya: la capilla del Rosario, la muestra más acabada del barroco poblano, una explosión visual de ornamento dorado. El templo hoy está cerrado, una cinta amarilla cruza la puerta, y en el portón principal hay todavía piedras y polvo.

Vergara Berdejo explicó que son 64 los templos cerrados en el Centro Histórico, pero que no todos están dañados; todavía están en revisión para decidir cuáles de ellos se abrirán al público.

“La capilla del Rosario cerrada. Están cerradas todas las iglesias hasta que no valoremos INAH, ayuntamiento y protección civil, detalle por detalle. Ya entramos a todas y no hay problemas de que se vaya a caer, pero hay molduras flojas, y si alguien está en la misa y se nos cae una moldura, pues imagínese”, dijo.

O iglesias de comunidades pequeñas, como el templo de la comunidad de Atzala, en donde perdieron la vida 11 personas, tras su derrumbe el pasado 19 de septiembre.

El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, sostuvo que hay 226 templos dañados, pero que entre estos no se encuentra la Catedral de Puebla.

Las fisuras del museo del Alfeñique

Iván de Sandozequi, el administrador que encabeza el Organismo Público Descentralizado Museos de Puebla, explicó brevemente que producto de las fisuras que presenta la casa del Alfeñique, otro de los inmuebles reconocido por su barroca arquitectura, tuvo que trasladarse el acervo.

Lo que se sabe es que ese acervo de 900 piezas se trasladó al Museo Internacional Barroco, mientras se atienden los problemas estructurales del inmueble. Este lunes comenzó ya el trabajo de apuntalamiento.

Mientras que la Biblioteca Palafoxiana, la primera biblioteca pública de América que actualmente alberga 9 libros incunables, tiene algunas fisuras en las bóvedas, que aunque no son de cuidado deben ser atendidas para evitar filtraciones de agua.

En el museo del convento de Santa Rosa, cuna del mole poblano, se perdió parte del acervo de barro, se cayó con el movimiento telúrico, hay cuarteaduras en algunos techos internos, y parte de una de sus bardas se vino abajo.

Algunos de los museos que sí están operando son:

Museo Interactivo Batalla 5 de Mayo

Museo de la Evolución

Fonoteca Vicente Mendoza

Fototeca Juan Crisostomo Méndez

Museo Internacional Barroco

Museo del Automóvil

 

texto publicado originalmente por:Animal Político