La masiva erupción volcánica en Tonga, que provocó olas de tsunami el sábado, llenó de cenizas estas islas del Pacífico Sur, además de interrumpir la electricidad y perjudicar las comunicaciones

 La potente erupción de un volcán submarino en Tonga, tan fuerte que se ha podido ver desde el espacio y se ha sentido a lo largo de todo el Pacífico, el mayor océano del mundo, ha causado la muerte de al menos dos personas en Perú

BBC/El País

 

Jacinda Ardern, primera ministra de Nueva Zelanda, dijo que el tsunami causó “daños significativos”, arrastrando barcos por tierra y golpeando tiendas junto a la orilla.

La información que llega desde Tonga es escasa, pero hasta el momento no se han reportado muertes.

Los residentes locales dicen que Tonga parece “un paisaje lunar” tras haber sido cubierta por una capa de ceniza volcánica.

El polvo está contaminando los flujos de agua y ahora mismo el agua fresca se ha convertido en una necesidad, según Ardern.

Las organizaciones benéficas declararon que la ceniza y el humo habían llevado a las autoridades a pedir que los habitantes beban agua embotellada y usen mascarillas para proteger sus pulmones.

Una de las peores erupciones en décadas

El volcán submarino entró en erupción el sábado, escupió una columna de ceniza al cielo y provocó advertencias de olas de 1,2 metros. La erupción fue tan fuerte que se pudo escuchar en Nueva Zelanda, a 2.383 km de Tonga.

Mientras el cielo se cubría de ceniza, varios videos mostraron los atascos de tráfico y cómo muchos huían en autos de las zonas más bajas. Horas después, las líneas de teléfono e internet se cayeron en Tonga, dejando sin prácticamente comunicación a los 105.000 residentes de la isla.

Ardern dijo que se estaba restableciendo la energía en algunas partes de Tonga y que los teléfonos móviles estaban comenzando a funcionar lentamente. Sin embargo, la situación en algunas zonas costeras sigue siendo desconocida.

Incapaces de hablar con sus amigos y familiares, muchos tonganos en Australia y Nueva Zelanda estaban preocupados por su seguridad.

Nueva Zelanda y Australia están enviando vuelos de vigilancia para evaluar el alcance de los daños.

Imágenes de satélite muestran que algunas islas menores han sido completamente sumergidas bajo el agua.

Los expertos aseguran que la erupción del volcán Hunga-Tonga-Hunga-Ha’apai es una de las más violentas en la región en décadas.

La erupción provocó alertas de tsunami en varios países, incluyendo Chile, Estados Unidos y Japón. Algunas inundaciones se reportaron en zonas costeras en California y Alaska.

Los científicos vieron por primera vez a Hunga-Tonga-Hunga-Ha’apai después de la erupción del sábado cuando el satélite Sentinel-1A de la Unión Europea voló por encima.

Esta nave espacial es una plataforma de radar y puede ver a través de nubes y cenizas que oscurecen la superficie debajo.

Las imágenes mostraron con claridad que gran parte del borde del cráter que se alzaba sobre las aguas del océano había sido destruido, signo de la ferocidad de la explosión.

Necesidad de más estudios

Los investigadores estudiarán para entender la causa de un tsunami que provocó olas no solo en las islas cercanas sino por varias playas alrededor del océano Pacífico.

¿Hasta qué punto fue responsable la propia explosión? Las ondas de presión pueden generar lo que se denomina “meteotsunami”.

Otra posibilidad es que quizás el desplazamiento del agua fue resultado de un colapso invisible de parte del volcán debajo de la superficie del océano.

En los próximos días se esclarecerán los hechos cuando se consigan más datos sobre lo ocurrido.

 

Potente erupción del volcán en Tonga causa 2 muertos en Perú, tras tsunami

 

La potente erupción de un volcán submarino en Tonga, tan fuerte que se ha podido ver desde el espacio y se ha sentido a lo largo de todo el Pacífico, el mayor océano del mundo, ha causado la muerte de al menos dos personas en Perú, al otro extremo de esas aguas, y ha desatado alertas de tsunami desde Japón a la costa oeste de Estados Unidos, con evacuaciones desde Chile a Australia. Pero la mayor devastación se ha registrado en Tonga, un reino de 170 pequeñas islas con un total de cerca de 105,000 habitantes en el sur del Pacífico.

Sin que se hayan recibido hasta el momento noticias sobre víctimas, la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern, ha indicado este domingo que el archipiélago ha sufrido “daños significativos”. Las imágenes de la erupción, de una fuerza equivalente a la de un terremoto de magnitud 5.8 en superficie según el Servicio Geológico de Estados Unidos, y cuyo sonido pudo escucharse en Alaska, a cerca de 10,000 kilómetros del volcán, son “enormemente preocupantes”, ha indicado la jefa de Gobierno.

La erupción del Hunga Tonga-Hunga Ha’apai, a 65 kilómetros de la capital de Tonga, Nuku’alofa, lanzó durante sus ocho minutos cenizas, gas y vapor hasta una altura de 20 kilómetros en la atmósfera, y ha causado numerosos daños en la pequeña nación. La electricidad se encuentra cortada y las líneas de comunicación permanecen interrumpidas, y las imágenes que han llegado desde allí muestran grandes pedazos de piedra —posiblemente parte de los rompeolas— depositadas por la fuerza de las aguas tierra adentro. Las cenizas han contaminado los depósitos de agua potable y hacen el aire difícil de respirar, según indica el diario New Zealand Herald, que cita a residentes en el archipiélago.

Olas gigantes golpearon en cuestión de minutos tras la erupción la costa norte de la isla tongana de Tongatapu, cuyo punto más alto no llega a los treinta metros sobre el nivel del mar.

El Servicio Meteorológico de Australia señaló que “olas de unos 1.2 metros” golpearon Nuku’alofa, de 24,500 habitantes. Mientras caían del cielo guijarros y ceniza, muchos tuvieron que escapar a todo correr hacia zonas más altas, dejando atrás casas inundadas.

“Fue tremendo, el suelo tembló, nuestra casa temblaba. Vino por rachas. Mi hermano pequeño pensó que estaban explotando bombas en los alrededores”, contó la residente capitalina Mere Taufa al digital neozelandés Stuff. En cuestión de minutos su vivienda se inundó. “Podías oír los gritos de la gente por todas partes, la gente que gritaba para que todo el mundo fuera a zonas más altas”.

Nueva Zelanda ha ofrecido formalmente asistencia a su pequeño vecino y efectúa una primera evaluación de los daños, según ha indicado la ministra de Exteriores de ese país, Nanaia Mahuta. Ya ha puesto en marcha un fondo de medio millón de dólares neozelandeses para responder a las peticiones que pueda presentar el Gobierno de Tonga, y los ministerios de Exteriores y Comercio examinan las opciones para enviar la ayuda de la manera más rápida posible, ha señalado. Un avión de la Fuerza Aérea está listo para sobrevolar la zona afectada y determinar el impacto del tsunami en las islas externas de Tonga en cuanto lo permitan las condiciones atmosféricas.

“Nuku’alofa está cubierta por una gruesa capa de ceniza volcánica, pero las condiciones (actuales) son de calma y estabilidad”, ha declarado Ardern tras hablar con representantes de su país en Tonga, al parecer a través de teléfonos vía satélite.

Otras naciones vecinas del Pacífico como Fiyi, Vanuatu y Samoa también registraron el embate de olas de hasta dos metros de altura y mantuvieron durante horas después de que se hubiera levantado la alerta de tsunami un aviso de precaución sobre actividades costeras.

En Japón, donde se registraron olas de un metro en zonas costeras del Pacífico, cerca de 230,000 residentes recibieron avisos para trasladarse a terrenos de mayor altura debido a la posibilidad de un tsunami. Una treintena de barcos volcaron, se hundieron o soltaron amarras en tres prefecturas. Las líneas aéreas japonesas cancelaron 27 vuelos.

Las dos personas muertas en Perú fueron arrastradas por las olas cuando viajaban en un vehículo. En México, el Centro de Alerta de Tsunamis de la Secretaría de Marina advirtió de mareas altas en las costas de Manzanillo, Colima, Zihuatanejo y Guerrero. La Armada pidió precaución en la zona costera por la posible presencia de corrientes fuertes en los puertos nacionales. Alertó de que en Manzanillo la marea alcanza un metro y medio de altura, mientras que en Zihuatanejo es de un metro. Hubo un aumento similar de la marea en Salina Cruz (Oaxaca) y Puerto Chiapas. La marea subió menos de 30 centímetros en Baja California. La Marina, no obstante, descartó tsunamis.

En Chile, las autoridades anunciaron un “tsunami menor” en la isla de Pascua. Según informó Canal N, en la playa Lagunilla, las olas afectaron restaurantes, mientras que en la zona de San Andrés diversas embarcaciones resultaron dañadas por el oleaje. Los bañistas que habían llegado al lugar tuvieron que abandonar la zona por seguridad, mientras que los comerciantes procedieron a cerrar sus tiendas.