Aunque el 8 de marzo el Ayuntamiento de Puebla clausuró un establecimiento que funcionaba como prostíbulo, en la zona hay otros lugares en los que se ejerce la prostitución a plena luz del día, camuflados como baños públicos o junto a otros comercios.

A la par mujeres ofrecen servicios sexuales en las calles desde la 10 Poniente y 5 de Mayo, hasta la 18 Poniente y 7 Norte, quienes llevan a sus clientes a hoteles de la zona.

Más prostíbulos operan como baños públicos

En un recorrido realizado por e-consulta se confirmó que esta actividad se realiza en un establecimiento ubicado en la 6 Poniente (sin número) casi esquina con la 11 Norte, mismo que está camuflado como “WC”, es decir, baños públicos.

En su interior se observaron más de 30 sexoservidoras, quienes ofrecen servicios desde 150 pesos en adelante.

Las mujeres llevan a sus clientes a las habitaciones que se encuentran al interior de la casona. En todos los casos afirman que es con protección.

En la calle 10 oriente 411 hay otro establecimiento con servicios sexuales que se ubica exactamente al costado de una “sastrería”.

A la entrada se observa un letrero con la advertencia de apagar los cigarrillos antes de ingresar al lugar, donde otro grupo de mujeres ofrece servicios sexuales.

Es de destacar que el establecimiento se encuentra a escasos 100 metros de la Dirección de Atención a Delitos Sexuales, de Violencia Familiar y Delitos contra la Mujer de la Fiscalía General del Estado.

Son vecinas agencia de delitos sexuales y casa de citas en Puebla

Mujeres ofrecen sus servicios al otro lado de la calle donde se denuncia lenocinio o trata de personas

Prostitución en calles y parques

Sin embargo, donde se observó el mayor número de sexoservidoas en el recorrido es en el perímetro que va de la 10 Poniente y 5 de Mayo hasta la 18 Poniente y 7 Norte.

Invariablemente en cada una de estas calles se observan mujeres dedicadas a esta actividad a plena luz del día.

La mayor concentración se registra en la calle 14 Poniente entre 5 de Mayo y 5 Norte, cerca del mercado 5 de Mayo.

En esta avenida se observaron sexoservidoras cada 10 metros, quienes llevan a sus clientes a hoteles cercanos. Aquí los costos son menores a los 100 pesos, según el tipo de servicio.

Es de destacar que tanto cerca de los establecimientos como de las sexoservidoras en la 14 Poniente hay hombres que las observan y cuidan sus movimientos.

En estas calles del Centro Histórico de la capital esta actividad se mezcla con el comercio informal, que se instaló de nuevo pese al operativo de noviembre pasado para supuestamente retirarlos de las calles.

También se observó la presencia de sexoservidoras en el parque ubicado en la 5 Norte y 4 Poniente, así como en el paso peatonal que va de la 10 a la 8 poniente sobre la calle 5 de Mayo.

 

Texto publicado originalmente en: e-consulta