Su labor queda en riesgo por altas sanciones y posible delito que puedan incurrir

Por: Diego Armando Cuautle

 

La ley de Bienestar Animal aprobada por el Congreso del Estado y promovida por el gobierno de Antonio Gali Fayad, atenta contra las actividades de los médicos veterinarios, clínicas y estudiantes, quienes se sienten perseguidos, pues podrían ser sancionados por más de un millón y medio de pesos, aseguró  Armando Domínguez Márquez, representante de la Asociación de Universidades e Instituciones de Educación Media Superior (Auiems).

“Somos especialistas en el bienestar animal, por eso nuestra proclamación es que no estamos de acuerdo con el tráfico y maltrato de especies, pero tampoco con leyes que consideramos atentan contra los veterinarios”,  esto al considerar que la labor veterinaria se ha visto afectada por sí llegará a incurrir en un delito.

La ley castiga el maltrato de especies hasta con 20 mil salarios mínimos, equivalentes a un millón 600 mil pesos, además contempla la creación de un padrón estatal de perros y gatos, otro de personas físicas y establecimientos comerciales dedicados a la exhibición y venta de animales; uno más para criadores de animales de compañía, otro de clínicas y hospitales veterinarios, de asociaciones de protección animal y uno más de escuelas de adiestramiento.

Para Domínguez Márquez esta ley sólo busca hacer una gran recaudación de dinero, pues “impone sanciones millonarias a quienes practiquen la medicina veterinaria y en ejercicio de su trabajo causen dolor a los animales, lo cual será catalogado como maltrato animal”.

Explicó que la práctica de la medicina, ya sea humana o veterinaria, así como en la enseñanza de la misma, es un proceso muy cruel, por lo que es ilógico que se sancione y persiga a quienes, en su labor, causen dolor a los animales con fines de atención médica o investigación.

Reiteró que la normativa de Bienestar Animal violenta los derechos humanos de los médicos veterinarios al tener un reglamento que vigila, castiga, multa, además sube el tono de las sanciones.

Lamentó que dentro de la creación de esta norma no se haya tomado en cuenta a gente especializada en el tema, por lo que recomendó a las autoridades a que abran el diálogo con los expertos y puedan aportar para mejorar las condiciones de dicha ley.