Todo el asunto comenzó cuando un par de jirafas blancas fueron localizadas en Kenia. Normalmente es muy extraño encontrar ejemplares de este tipo, pero una reserva natural logró mostrar un video de una hembra con su cría, haciendo que todos los amantes quedaron fascinados con el hallazgo.

Mientras algunas personas consideran que se trataba de un simple caso de criaturas albinas, otras consideran que se trata de una condición genética conocida como leucismo. Esta no permite a las células de la piel producir pigmento, pero deja que otros órganos, como los ojos, tener un color oscuro.

¿Qué diferencia tiene eso del albinismo? Bueno, los seres albinos (humanos y animales) no pueden producir pigmento en ninguno de sus órganos. Por eso es que algunas especies tienen los ojos de color rosa; tampoco es fácil encontrarlas porque su apariencia las hace atraer atención no deseada, especialmente de depredadores.

No todos los días se puede ver jirafas con leucismo, pero tampoco es la primera vez que se presenta un caso similar. De hecho, también encontraron una en el Parque Nacional de Tarangire, un espacio protegido en Tanzania.

Jirafas con leucismo

Fotos de National Geographic//Sitio oficial

Ahora mismo, estas jirafas caminan libremente por las hectáreas del Programa de Conservación de Hirola, donde no hay ningún sistema de seguridad que las proteja de los cazadores. Obviamente ha despertado ciertas preocupaciones por parte de quienes cuidan el lugar, pero no se han tomado medidas para solucionarlo.

Texto publicado originalmente en: Sopitas.com