Ante la inseguridad que se vive en el estado, el vocero de la Arquidiócesis de Puebla, Felipe Pozos, destacó que la sociedad necesita tener mayor igualdad, “En las sociedades donde están disparadas las economías es normal que se dé la corrupción y ésta genere violencia”. “Nuestra ciudad (Puebla), es una ciudad dispar, con personas de un nivel alto y gente con nivel bajo. Todos podemos hacer algo, construir algo”. Aunque reconoció que los gobiernos estatal y municipal han hecho algo, es importante que la sociedad colabore, que cada quien aporte algo, como seguir fortalecer los valores desde casa. La Iglesia lleva a cabo un proyecto que consiste en sanar el corazón, detrás de cada persona que comete un acto malo, hay una historia con la que se deben de reconciliar, dijo el prelado, asimismo, sostuvo que es normal que una víctima tenga odio y se sienta vulnerable.

En otro tema, el vocero señaló que, de los más de 400 templos dañados por el sismo del 19 de septiembre, la Federación seguirá dando recursos, incluso, ya tienen confirmado el destino para 130 iglesias que están derruidas. “La fe, la esperanza y la caridad nos están ayudando. Les hemos pedido a nuestros sacerdotes que sean creativos en sus comunidades para que realicen los actos religiosos en sus atrios”. Felipe Pozos agregó que también seguirán las instrucciones de Protección Civil, si es que no se pueden realizar actos masivos durante las fechas de Cuaresma.

Por lo pronto, las iglesias que no abrirán sus puertas son: La Merced, La Soledad, San Roque y San Jerónimo. Finalmente, anunció que el próximo 23 de marzo, inicia el Vía Crucis angelopolitano, llevando las imágenes de Nuestra Señora de los Dolores, de la parroquia de Los Remedios; Jesús de Nazareno, de Analco; y La Cruz, una reliquia de la iglesia de El Alto. Quienes participen en el Vía Crucis tendrán indulgencia plenaria. El recorrido se hará con el acompañamiento del Ayuntamiento y parte de la iglesia de San Francisco a la capilla de El Calvario.