“Me tocó aprender por las malas”, fueron las palabras que empleó a través de un comunicado

Por: Ignacio Badillo

El día de ayer (Lunes 1 de enero) el jugador de Tigres, Jürgen Damm, sufrió quemaduras de primer grado en el rostro, esto luego de que, durante las festividades de inicio de año,  se encontrara ´tronando cuetes´ afuera de su casa y uno de ellos detonara cerca de su rostro, lo que le causó las quemaduras.

“Quiero agradecer a Dios porque fue un verdadero milagro que esto no haya pasado a mayores. Ojalá lo que me pasó a mi les sirva a todos ustedes para que aprendamos que la pirotecnia no deja nada bueno en nuestras vidas. Tristemente me tocó aprender por las malas, pero en verdad deseo que esto les sirva de mensaje para que no tengan que pasar por algo así. Gracias a todos los que me han manifestado su apoyo, me han ayudado bastante en estos momentos difíciles”, expresó por medio de un mensaje.

La recuperación se pretende tenga una duración de 2 semanas por lo que el juagor se perderá los primeros dos o tres encuentros del Clausura 2018