Muñec@s, rehiletes, trompos, toma todo, flautas, tambores, pianos, xilófonos, yoyos, baleros, pirinola, ábacos, rompecabezas de madera, Jenga, dominó, ajedrez y damas, son los juguetes tradicionales mexicanos que se venden en la frontera de Sonora por parte de comerciantes procedentes del sur de México, a fin de apoyar a familias artesanas.

Las personas que venden estos artículos, cada vez menos solicitados entre los niños, exhortan a la ciudadanía a comprar este tipo de juguetes, ya que con su apoyo financiero se rescata la tradición y se apoya a la economía de núcleos familiares que se dedican a este gremio en diversos estados, entre los que destacan Oaxaca y Michoacán.

“Esos juguetes son manufacturados por integrantes de familias que se han dedicado a la actividad por muchos años. A nosotros nos dan el producto para venderlo en las calles, pero los hacen en Michoacán. Se trata de caballitos de madera, instrumentos musicales, carritos de madera”, dijo Julia Contreras, una de las vendedoras de la avenida Obregón.

También se pueden encontrar ‘prendas de vestir artesanales, trastecitos de barro y piezas de madera para el armado de rompecabezas’; hoy día, las personas los adquieren más para que éstos funjan como adornos o curiosidades hogareñas, aunque todavía hay niños que sí los desean; de todos modos ‘la mayoría de los pequeños prefieren juguetes electrónicos’.

“Si se compran estos juguetes, la gente contribuye al mercado nacional y fortalece la economía de las familias artesanas. Yo me dedico a establecerme en diferentes ferias y fiestas a lo largo del país, donde ofrezco los juguetes mexicanos, pues se ayuda a familias que los fabrican en sus casas en estados como Oaxaca”, dijo Romualdo, otro vendedor.

Sus mayores atractivos son, por ejemplo: precios accesibles; los padres de familia pueden enseñar a los pequeños sobre la historia de cada uno de los juguetes, a fin de que ellos se interesen por las tradiciones nacionales; ‘y claro que no está mal regalar artículos electrónicos, pero también pueden comprarles un juguete mexicano barato’.

… además sirve de adorno para la casa. Creo que se necesitan más apoyos por parte de las autoridades con el objeto de seguir en la promoción de estos artículos; pero más de las familias mexicanas: deben entender que, si compran en el país, ayudan a su misma gente”.

Texto publicado originalmente en: Excelsior