Ricardo Anaya, acusado de recibir sobornos para aprobar la reforma energética de Peña Nieto, deberá comparecer de manera presencial

Expansión Política 

La audiencia de Ricardo Anaya Cortés, excandidato presidencial del PAN, por el caso de los supuestos sobornos que habría recibido para aprobar la reforma energética del expresidente Enrique Peña Nieto, fue aplazada por tercera ocasión.

El juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte difirió la audiencia al 31 de enero a las 9:00 horas, pues no “alcanzaron a imponerse la totalidad de las constancias”, y será el último diferimiento que se da.

El juez de control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, Marco Antonio Fuerte Tapia, determinó que en la próxima cita Anaya deberá presentarse de forma física en la sala de audiencias, de lo contrario la FGR podrá pedir orden de aprehensión.

Se espera que en la próxima audiencia, la Fiscalía solicite al juez prisión preventiva para Anaya Cortés argumentando posible riesgo de fuga.

En un comunicado, los abogados de Ricardo Anaya señalaron que solicitaron el diferimento toda vez que “ha sido desproporcionado el tiempo que la fiscalía ha tenido para integrar la carpeta de investigación, frente a el tiempo dado a la defensa para su estudio”.

“El señor Anaya hoy goza de todos sus derechos jurídicos y ciudadanos vigentes. Las acusaciones en su contra, basadas en hechos falsos, serán desvirtuadas, toda vez que el acusado es inocente”, agregaron los abogados.

El diario Reforma publicó este lunes que Ricardo Anaya se encuentra en Nueva York, desde donde se declaró un “perseguido político” del presidente Andrés Manuel López Obrador.

El medio puntualizó, citando a fuentes oficiales, que el panista salió del país desde el pasado 5 de julio, por lo que se cree que para las audiencias anteriores, celebradas vía remota, se conectó desde Estados Unidos.

El 26 de agosto, el juez Gustavo Aquiles advirtió al excandidato presidencial que si no notificaba su conexión por videoconferencia desde un lugar de la Ciudad de México, se daría por incumplida su asistencia a la cita judicial y se procedería conforme a proceso.

La FGR acusa a Ricardo Anaya de haber recibido 6.8 millones de pesos en sobornos de la constructora brasileña Odebrecht a cambio de que se aprobara la reforma energética impulsada por el gobierno de Enrique Peña Nieto.

De ser declarado culpable, podría enfrentar 30 años de prisión, además de quedar inhabilitado para competir por un cargo público, como la Presidencia de la República.

Previo al inicio de la comparecencia de este lunes, el panista publicó en sus redes sociales un video en el que criticó la ausencia del presidente López Obrador en las cumbres del G20, en Roma, y de la COP26, en Glasgow, Escocia.

Además, este fin de semana, el diario Wall Street Journal publicó una entrevista con Ricardo Anaya, en la que acusó a López Obrador de “querer destruirlo”.

“López Obrador es autoritario, es vengativo y me quiere destruir. El manejo de este caso me parece bastante extraño e irregular”, declaró el panista al medio estadounidense.

En tanto, en su conferencia de prensa matutina, el mandatario federal pidió a Ricardo Anaya regresar a México y “dar la cara” ante las acusaciones de la FGR, así como aclarar su relación con el expresidente Peña Nieto.

“Que regrese, que informe, que aclare su situación, además, la fiscalía o quienes lo acusan tienen que presentar prueba, no nada más fabricar delitos, y dar la cara”, dijo este lunes el presidente López Obrador.