Tras la detención de Hugo Bello Valenzo, la integridad del Sindicato Libertad se ha deteriorado paulatinamente, comenzando con que el líder nacional desconoció a Rafael Carbarin por los actos ilícitos que realizaba en nombre del sindicato y nombro a Javier Sanchez Cansino como nuevo líder estatal.

Hace dos años, en el mes de septiembre de 2020, un juez de control vinculó a proceso al líder nacional del Sindicato Libertad (Confederación Libertad de Trabajadores de México), por los delitos de robo agravado y daño a la propiedad. La apertura de esta carpeta de investigación ha sacado a la luz diversos delitos atribuidos a Hugo Bello, entre los que se encuentran la extorsión, el lavado de dinero por medio de una red de prestanombres e, incluso, el secuestro.

Dichas acusaciones a su líder nacional han dejado malparado al sindicato, pues se ha acusado a integrantes del mismo por cometer ilícitos tales como el cobro de piso y de circulación a transportistas. Además, los conflictos entre miembros y líderes no han dejado de manifestarse. Tal es el caso del asesinato de Luis Miguel Espinosa Sosa, delegado del Sindicato Libertad, en 2021. Se supone que su homicidio pudo estar motivado por una inconformidad de transportistas en la localidad de Izoteno.

Aunado a esto, el líder estatal en Puebla del Sindicato Libertad, Javier Sánchez Cansino, (sucesor de Rafael Carbarin quien acaba de quedar libre luego de haber estado privado de su libertad en el reclusorio de San Miguel.) ha acumulado una serie de acusaciones que van desde la extorsión hasta el asesinato. En días recientes, Sánchez Cansino fue acusado de fraude, por presentarse como comisionado del gobierno estatal ante representantes de instituciones gubernamentales alrededor del estado de Puebla, esto con el objetivo de obtener contratos de obra pública. Así mismo, se le ha relacionado con la venta ilegal de gasolina (huachicoleo) ya que, debido a su origen, tiene una estrecha relación con municipios en los que se explota dicha actividad.

Las nuevas denuncias llamaron la atención sobre los delitos pasados del líder estatal, pues esta no es la primera vez que se le acusa de cometer ilícitos. Entre los más sonados se encuentra un enfrentamiento armado ocurrido en octubre de 2020, entre integrantes del Sindicato Libertad y trabajadores de la construcción, a causa de una disputa por el contrato de obra pública en el Periférico Ecológico, en la ciudad de Puebla. En esa ocasión, Javier Sánchez Cansino fue uno de los acusados por el bloqueo a la obra y la agresión armada en contra de los trabajadores que la empresa constructora había subcontratado.

Finalmente, se retoma la acusación que se realizó en contra de Sánchez Cansino, por el asesinato de un hombre, en 2015, en el municipio de Palmirito Touchapan. También en esa ocasión, el motivo del enfrentamiento fue la pugna por la consignación de una obra pública: la construcción de la autopista de Orizaba. Dicha obra fue asignada a una empresa de Zacatecas, la cual encomendó el transporte de materiales en el territorio poblano a trabajadores de la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM). Por tal motivo, líderes e integrantes del Sindicato Libertad —entre ellos Javier Sánchez Cansino— atacaron a los comisionados del material en dicho municipio. Durante la agresión, Sánchez Cansino fue fotografiado con un arma de fuego en la mano, por lo que se le acusa de haber disparado a quemarropa a José Luis Beristain, líder de la CTM, en Palmirito.

¿Será que el líder nacional cobije estos actos de Javier Sanchez, sabiendo que el nombre del Sindicato Libertad está cayendo o lo desconocerá como a su anterior líder estatal?

Hasta el momento, no se ha hecho pública ninguna denuncia, investigación u orden de aprensión en contra de Javier Sánchez Cansino, por lo que sigue libre y en funciones como líder estatal del Sindicato Libertad. De manera que, en tanto no se esclarezcan tales acusaciones en contra de Sánchez Cansino, la credibilidad del sindicato, así como las posibilidades de salir en libertad de su exlíder nacional, Hugo Bello, se mantienen en duda. Por su parte, se manifiesta un manejo cuestionable del mencionado sindicato en el estado.