Muy Interesante

Cuando Japón se tiñe de rosa, sus habitantes saben que al fin llegó la primavera. Durante esta temporada los cerezos florecen y todos salen a celebrar su llegada: los japoneses se reúnen en los parques y plazas para contemplar los famosos sakura (árboles de cerezo).

Así que desde febrero o marzo y hasta mayo, las personas se la pasan observando y disfrutando de este maravilloso fenómeno. Tanto es así, que ya se convirtió en una tradición llamada hanami.

Japón, la primavera y el hanami

La costumbre de observar las rosadas flores de sakura se ha mantenido desde el periodo Nara,entre los años 710 y 794 d.C. El florecimiento de los cerezos coincidía con la plantación de arroz, así que en aquel tiempo hacían ofrendas a los dioses. éstas las colocaban debajo de los árboles rosados para que tuvieran una cosecha abundante. Por otro lado, las flores de sakura también coinciden con la llegada de la primavera.

Sin embargo, los cerezos no florecen al mismo tiempo en todo Japón. Primero aparecen al sur del país, en las Islas de Okinawa. Luego van avanzando hasta llegar al norte, en Hokkaido. Eso ocurre porque el clima del país nipón, su latitud y las horas de luz.

Tras brindar grandes vistas y decorar el paisaje japonés, las flores se esfuman diez días después de ver la luz.