La autora chilena presentó “Mujeres del alma mía”, donde reflexionó sobre las elecciones presidenciales en EE.UU, el feminismo y el lenguaje inclusivo, entre otros temas

 

OBRAS DE ISABEL ALLENDE

La abuela Panchita (1974), infantil; ilustraciones de Marta Carrasco, editorial Lord Cochrane, Santiago

Lauchas y lauchones, ratas y ratones (1974), infantil, Lord Cochrane, Santiago

Civilice a su troglodita. Los impertinentes de Isabel Allende (1974), recopilación de columnas que publicaba la autora bajo ese mismo título en la revista Paula, Lord Cochrane, Santiago

La casa de los espíritus (1982), novela, reeditada en 2011 en el estuche Trilogía involuntaria

La gorda de porcelana (1984), cuento juvenil

De amor y de sombra (1984), novela

Eva Luna (1987), novela

Cuentos de Eva Luna (1989), 23 relatos

El plan infinito (1991), novela

Paula  1994), obra autobiográfica

Afrodita (1997), obra autobiográfica

Hija de la fortuna (1998), novela, reeditada en 2011 en el estuche Trilogía involuntaria

Retrato en sepia (2000), novela, reeditada en 2011 en el estuche Trilogía involuntaria

La ciudad de las bestias (2002), novela juvenil, reeditada en 2004 en el estuche Trilogía Las memorias del águila y del jaguar

Mi país inventado (2003), obra autobiográfica

Mujeres del alma mía (2020), novela, entre otras obras de esta brillante escritora

 

Infobae

La escritora Isabel Allende, quien publica Mujeres del alma mía (Plaza & Janés), ha firmado sentirse “espantada” con los resultados de las elecciones de Estados Unidos al ver que “casi la mitad” del país norteamericano ha votado por “el neoautoritarismo” del candidato y actual presidente Donald Trump.

“Veo la situación política transpirando, con una angustia tremenda, y pasando los días entre whisky, marihuana, pastillas para dormir y valium. Es un estrés tremendo y se ha notado cómo es este país verdaderamente: 68 millones de personas han votado por Trump a pesar del desastre de los últimos años, mujeres y latinos incluidos”, ha lamentado la autora en rueda de prensa.

Pese a que el recuento apunta a una victoria del candidato demócrata Joe Biden, Allende ha señalado que debe “tener los ojos abiertos y no dejar pasar fantasías por la cabeza”. “Estoy espantada porque votar por Trump es una opción por el privilegio y por un sistema que excluye a los más pobres”, ha señalado Allende, quien tiene su residencia en Estados Unidos.

Además, ha alertado de que, a su entender, Trump “hará todas las trampas que pueda, metiendo incluso en las elecciones a la Corte Suprema, para quedarse con el poder”. “En general, los latinos en Estados Unidos hemos salido fortalecidos en estos últimos cuatro años, pero no por Trump, sino el número que somos”, ha añadido.

Plaza & Janés publica este libro simultáneamente en España y Latinoamérica este jueves 5 de noviembre. Mujeres del alma mía es un ejercicio de memoria y ensayo personal sobre la relación de Allende con el feminismo y el hecho de ser mujer, en el que surgen nombres como los de Virginia Woolf o Margaret Atwood, así como personas cercanas como su “añorada” madre Panchita.

“Me escribí con mi madre durante décadas y guardaba copias de las cartas –mi hijo las ha digitalizado y calculo que hay 24.000–. Imagina la falta que me hace no poder escribir a mi mamá, ahora todos los días me parecen iguales: la vida vuela sin que quede registro de nada, los días y las noches se vuelven uno solo y la echo de menos”, ha lamentado.

Para Allende, el feminismo es “la revolución más importante” de la Historia, porque “implica a la mitad de la humanidad y es una revolución de valores y forma de vida que va mucho más allá del género: es una postura de la vida y es irreversible”. A pesar de que este movimiento tenga “culatazos de retroceso”, el impulso de los jóvenes le está dando “una nueva vida”.

La autora de La casa de los espíritus ha señalado que sus primeros acercamientos al feminismo no fueron “nada difíciles”, aunque su madre le alertaba de que debía de “tener cuidado”. “Es cierto que recibí agresiones, como nos pasó a todas las mujeres que teníamos algo que decir, pero por cada cachetada que recibí pude dar dos”, ha comentado con humor.

“No ha sido un precio alto, mereció la pena y volvería a hacerlo igual, aunque falta mucho por hacer. Así que cuando algunas niñatas me dicen que el feminismo está pasado de moda, les digo que no, que eso será para ella que es una privilegiada. Pero tiene que pensar en todas la mujeres del mundo que viven en países en los que valen menos que el ganado”, ha criticado.

De hecho, Allende ha afirmado que le gustaría usar el lenguaje inclusivo con su nieta, a pesar de que reconoce que le está costando. “En inglés es mucho más fácil, porque los adjetivos y sustantivos no tienen género y no existe ‘él’ y ‘ella’. No he podido practicar el lenguaje inclusivo en español, pero por ahí se empieza”, ha indicado.