Alberto Escocia Gordiano, periodista del sitio LoQue Sigue fue amedrentado por personas que publicaron su domicilio luego de que el pasado 4 de enero, publicara un análisis sobre las cuentas que estaban incitando a saquear tiendas departamentales.

Según su análisis, titulado ¿Quién Está Generando Caos y Psicosis Colectiva en Azcapotzalco y en GAM?, indicó que un total de 485 cuentas falsas eran las responsables de posicionar #SaqueaUnWaltmart y de incitar a la violencia en la zona, desmentidos por varios comunicadores que salieron a verificar las calles.
“Noté que a causa de los saqueos había una serie de cuentas en Twitter que estaban generando pánico entre la gente. Comencé a investigar y contabilicé aproximadamente 7609 mensajes incitando a los saqueos y 650 cuentas implicadas”, esribió entonces.

Tras la publicación de esa nota, sujetos desconocidos revelaron públicamente su domicilio y teléfonos en Twitter.

Para el portal que publica su trabajo, la publicación de su direcciónpodría provocar una escalada en el nivel de riesgo.

“A pesar de que han intervenido las autoridades encargadas de protección de periodistas nivel federal y de la Ciudad de México, así como la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX), las agresiones contra el comunicador persisten. Es evidente la ineficacia de las medidas implementadas, aunado a que la persistente impunidad, son un aliecente para la continuación de las agresiones”, escribieron.

Para la organización internacional de protección a periodistas, Artículo 19, es necesario que las autoridades asignen protección al comunicador, como parte de los protocolos de protección, además de señalar como urgente la intervención de la Procuraduría General de Jsuticia de la Ciudad de México para que investigue los actos de intimidación de los que ha sido víctima.

 

Texto publicado originalmente en: Regeneración