La Jornada / El Financiero

 

El debate sobre de cuánto será el alza en el salario mínimo para 2022 inició oficialmente este jueves con la instalación del Consejo de Representantes de la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos (Conasami)

Ese grupo ya se encuentra en sesión permanente con un objetivo: fijar los salarios mínimos generales y profesionales que tendrán vigencia a partir del próximo 1 de enero.

Este grupo está formado por la representación de 11 grupos económicos tanto del sector de los trabajadores como del sector de los patrones, cada uno de ellos con un voto.

El voto restante corresponde al Gobierno de México, que es representado en el Consejo por el presidente de la Conasami.

El sector empresarial propuso aumentar 31 pesos diarios al salario mínimo general (SMG), con lo cual, el ingreso de los trabajadores que obtienen dicha remuneración pasaría de 141.70 pesos para ubicarse entre 170.04 y 172.87 pesos al día.

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) planteó a la Conasami el incremento de 7.5 y 8% correspondiente al componente inflacionario y un Monto Independiente de Recuperación (MIR) de entre 15.75 y 19.11 pesos al día.

José Medina Mora, presidente del sector patronal del país calificó la propuesta empresarial como “responsable y que busca elevar el bienestar de las familias sin propiciar una mayor inflación”.

Aclaró, por lo que hace al resto de los salarios, el incremento debe darse sólo con base en el componente correspondiente a la inflación, para mantener su poder adquisitivo, pero sin generar presiones inflacionarias, es decir, un aumento de precios que pudiera dañar la economía de las y los trabajadores y sus familias.

Para lograr el desarrollo del país es fundamental atender el ingreso de las familias, la Coparmex ha venido de un proceso de incremento al SMG para lograr que el ingreso de dos personas que trabajan en la formalidad sea suficiente para mantener a una familia promedio mexicana.

Con la propuesta de la “Nueva Cultura Salarial”, dijo, impulsada desde el año 2016 y que no encontró las condiciones para llevarse a cabo en ese momento, buscamos que una familia de cuatro integrantes, en la que dos trabajan, todos tengan acceso a la canasta básica alimentaria y no alimentaria definida por el Coneval, con el ingreso proveniente de estos dos salarios mínimos.

Ello, explicó, permitirá que las familias puedan satisfacer sus necesidades de alimentos, pero también cuenten con condiciones indispensables de transporte, cuidados personales, educación, vestido y esparcimiento.

 

Neutralidad inflacionaria

 

La semana pasada el presidente de la Conasami, Luis Munguía, sostuvo que hay evidencias que muestran que “el problema que vivimos de inflación no está relacionado con factores internos. Aunque algunas personas crean que el salario mínimo podría influir están equivocados. La evidencia muestra que el salario mínimo no ha tenido impacto en los precios”.

Lo anterior, luego de que este 25 de noviembre se instaló en sesión permanente el Consejo de Representantes de la Conasami para iniciar con el proceso de fijación de los salarios mínimos generales y profesionales.

 

Los trabajadores proponen alza de 25%

 

La representación de los trabajadores ante la Conasami entregó ya su propuesta de incremento el salario mínimo de 25 por ciento para 2022, la cual “será extensiva” para ingresos profesionales y la zona libre de la frontera norte.

José Luis Carazo, vocero del sector obrero ante la Conasami, señaló que se está proponiendo “25 por ciento parejo” de incremento en los salarios mínimos, con el propósito de mantener el ritmo de recuperación del poder adquisitivo y que no sean por debajo de la inflación, como establece la Ley Federal del Trabajo.

“El salario mínimo requiere recuperarse” y es una propuesta de incremento “que va con la realidad”, toda vez que la inflación estará sobre el 7 por ciento y lleva diez meses que ha ido en aumento, subrayó en entrevista con La Jornada.

Asimismo, descartó que durante el primer trimestre de 2022 disminuya la carga inflacionaria.

Este jueves se realiza la última sesión ordinaria mensual del Consejo de Representantes de la Conasami, integrado con la participación de representantes de trabajadores, empresarios y gobierno, responsable de fijar los salarios mínimos de acuerdo con la Constitución.

Carazo explicó que se espera que hoy se haga la declaratoria de sesión permanente, lo cual significa que en cualquier momento “nos podemos sentar a dialogar e intentar lograr tener un acuerdo, que ojalá sea de manera unánime”. La fecha límite para fijar el nuevo monto del salario mínimo es el 31 de diciembre.

El salario mínimo actual es de 141.70 pesos diarios en la mayor parte del país, que implicó un aumento de 15 por ciento respecto del otorgado en 2020. En la Zona Libre de la Frontera Norte asciende a 213.39 pesos diarios.

Para el sector obrero, apuntó, es sano tener esa recuperación, tanto para el trabajador y para la economía personal y familiar, como para el propio mercado interno de nuestro país”, pues recordó que el 90 por ciento de las empresas se dedican al mercado interno.

Los consejeros conocieron un informe sobre el desempeño de los principales indicadores económicos y laborales tanto de México como de otros países en los últimos 12 meses.

De acuerdo con la Ley Federal del Trabajo, el Consejo tiene hasta el último día hábil del mes de diciembre para decidir si habrá o no un nuevo aumento.

De acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, sí habrá aumento. Aseguró esta semana que se convencerá al sector empresarial para que apoyen un nuevo crecimiento en el pago que reciben miles de trabajadores en el país, algo que ya se había logrado en años anteriores.

El Consejo votó unánimemente por aumentos para los salarios mínimos de 2019 (16 por ciento) y 2020 (20 por ciento).

Sin embargo, esta ‘armonía’ se rompió cuando se discutió el salario mínimo que está vigente este año, pues sólo la administración federal y los representantes de los trabajadores votaron a favor de un alza de 15 por ciento. Los 11 representantes del sector patronal votaron en contra de la propuesta.