• La fuerte inflación ya afecta a otros países. En Gran Bretaña fue de 9.1% en mayo, impulsado por los precios más altos de la gasolina y los alimentos. La inflación en los 19 países de la eurozona fue de 8.6% en junio y de 8.1% en mayo

AP / Sin Embargo

El incremento en los precios de la gasolina, los alimentos y el alquiler catapultó la inflación de junio en Estados Unidos a su mayor nivel en cuatro décadas, elevando la presión sobre los hogares. Es posible que esto orille a la Reserva Federal a elevar nuevamente las tasas de interés, lo que a su vez encarecería los créditos.

Los precios al consumidor en junio se dispararon 9.1% en comparación con el año anterior, dijo el gobierno el miércoles, el mayor aumento anual desde 1981, y más que el alza de 8.6% de mayo. Sobre una base mensual, los precios subieron 1.3% de mayo a junio, otro aumento sustancial; los precios subieron 1% de abril a mayo.

El actual aumento de los precios subraya el impacto brutal que la inflación ha infligido a muchas familias. Los negros e hispanos de bajos recursos se han visto especialmente afectados, porque una parte desproporcionada de su ingreso se destina a gastos esenciales como vivienda, transporte y alimentos.

Algunos economistas han albergado la esperanza de que la inflación esté alcanzando o acercándose a su pico en el corto plazo. Los precios de la gasolina, por ejemplo, han bajado un poco desde los 5 dólares por galón alcanzados a mediados de junio.

Sin embargo, por ahora, el incesante aumento de la inflación ha provocado una fuerte caída en la confianza de los consumidores en la economía y ha hecho caer los índices de aprobación del presidente Joe Biden en año de elecciones legislativas.

Las consecuencias para México

Lo que sucede cuando la Fed eleva los tipos de interés es que los inversores retiran su capital de mercados con riesgo para colocarlo en inversiones más seguras, como la deuda de Estados Unidos.

El endurecimiento de las condiciones financieras mundiales significa a grandes rasgos que los inversores ganan más o más seguro en otro lado y se llevan a otra parte el aceite que permite a los engranajes de una economía funcionar a toda máquina: el dinero.

“Un cambio de dirección de los flujos de capital expone los desequilibrios”, afirma David Rees, economista de mercados emergentes de Schroders.

“Las salidas de capital hacen que los déficits ya no puedan financiarse, lo que, combinado con unos tipos de interés más altos, conduce a la recesión”.

“En la crisis del peso mexicano en 1994 las vulnerabilidades externas quedaron expuestas cuando la Fed subió los tipos agresivamente y en un momento de cambio político”, recuerda Rees.

Pero ya no estamos en la década de los 90 y la segunda economía más grande de Latinoamérica, coinciden los analistas, ha estado haciendo bien las cosas.

De momento el país goza de una situación fiscal equilibrada.

“La economía de México está mucho mejor que durante la Crisis del Tequila -1994-. Esta vez, los amortiguadores externos son fuertes. La deuda en divisa es baja y el peso mexicano flota libremente”: Edward Glossop, economista de Abrdn; “la economía ciertamente debería poder salir adelante sin una crisis”, añade.

Y es que, a diferencia de otros países de Latinoamérica, el gobierno mexicano decidió no estimular la economía durante la pandemia y por eso la situación fiscal “no se ha deteriorado mucho”.

De hecho, su posición es sólida.

Eso significa que el Banco Central de México tiene cierto margen de maniobra para poner en marcha algunas medidas.

Además, “las exportaciones mexicanas están ganando cuota de mercado entre lo que importa Estados Unidos y la inflación es moderada”.

“A largo plazo, se espera que la economía mexicana se beneficie de la tendencia a la deslocalización, en la que Estados Unidos está diversificando su cadena de suministro y disminuyendo su dependencia de China”.

Colombia

“En Latinoamérica, la economía peor preparada es Colombia, que tiene un elevado déficit gemelos”, dice Urbano.

Los déficits gemelos hacen referencia a un desequilibrio macroeconómico, donde un exceso de gasto debe financiarse con otro déficit: el de la cuenta corriente de la balanza de pagos. Los extranjeros financian el mayor gasto.

“A pesar de que Colombia es un productor de petróleo y los precios altos del petróleo durante más tiempo podrían apoyar su economía, el país tiene grandes desequilibrios”, añade la economista.

Argentina

Según la ONU, hay 5 países en la región con vulnerabilidades financieras severas: Argentina, Venezuela, Ecuador, Belice y Granada.

“En la lista de los peor preparados, hay candidatos obvios como Venezuela, donde la economía está por los suelos desde hace años”, dice Blanco.

En el caso de Argentina, el país “lucha con uno de los niveles de inflación más altos del mundo y recibió uno de los mayores golpes económicos durante la pandemia”.

La política y las medidas que puedan adoptarse serán claves para el país, pero “la coalición gobernante no puede establecer un rumbo recto en términos de política macroeconómica”, afirma.

Y dado que el país se dirige a otro año electoral en 2023, “cualquier esperanza de una política económica coordinada y sostenible es efímera”, explica la analista.