Un video capturó el curioso momento en el que se aprecian, al parecer, dos ballenas francas glaciares

Odemaris González

Capturadas en una imagen se logra apreciar a una ballena franca macho y un animal no identificado, de quien sólo su aleta de la cola nada en la superficie. Los científicos reconocieron desconocer a qué lugar pertenecen estas especies, las cuales son ballenas francas glaciares por sus marcas únicas y callosidades que tienen en su cabeza.

Al parecer estas ballenas nadaban juntas como si fueran una sola. Parecía un abrazo. El científico Michael More, experto del Instituto Oceanográfico Woods Hole Massachusets, y sus colegas salieron en una embarcación el pasado 28 de febrero para encontrar ballenas francas y así poder analizar su tamaño y estado de salud.

More ahora se realiza la pregunta: “¿Están mostrando afecto? ¿Están mostrando amor?” El científico navegaba en el pequeño barco en Cape Cod Bay, acompañado de Amy Knowlton, además del fotógrafo Brian Skerry y su asistente. “Estuvimos de acuerdo en que “afecto” era una palabra que podíamos plantear como hipótesis”.

Es sabido que en primavera las ballenas migran desde el norte hasta las aguas cálidas del Caribe, donde dan a luz en los mares del noroeste de EE.UU. y Canadá, lugar donde abundan los zooplancton que comen.

Michael comparte que era la primera vez que veía a las ballenas francas nadando de esta manera, siendo una postura que los científicos denominan como un comportamiento de vientre con vientre. 

Esta grabación demuestra lo que los científicos denominan “grupo activo en superficie” a las ballenas, además de uno de los dos posibles diferentes grupos, los cuales fueron observados durante cuatro horas de diferencia, nadaban por la bahía y posiblemente se estaban apareando.

Por su parte, Skerry confirma lo siguiente: “Gran parte de lo que queríamos hacer con mi cobertura fotográfica era intentar generar empatía hacia estos animales. La ciencia no ha bastado para capturar la opinión pública. Esta es una especie que podría extinguirse durante nuestra vida”.

Al menos quedan 400 ballenas francas glaciares en el océano, lo que las vuelve unas de las especies en más peligro de extinción, algo crítico para la fauna del planeta.

Existen estudios que decretan que las ballenas forman grupos para poder jugar y mantener lazos sociales, aparearse o prepararse para esto. “Las ballenas francas glaciales realizan estas interacciones sociales en superficie de forma muy habitual”, confirma Susan Parks, ecóloga del compartimiento de la Universidad de Syracuse, del estado de Nueva York. 

Moore tuvo a percepción de manera curiosa acerca del abrazo que las ballenas tuvieron en su conducta animal. “Uno de los motivos por los que me pareció tan impresionante fue que ha habido muchísimas malas noticias para las ballenas francas en los últimos 20 años”, afirma.

“La gentileza del momento. Fue como un vals lento. Tener un asiento de pista en un momento privado en ese grupo fue esperanzador”, comento el científico luego de exponer sus últimos registros de esta especie.